Animales

Por qué no deberías ponerle un collar con cascabel a tu gato?

Pin
Send
Share
Send
Send


Seguro que estás acostumbrado a los cascabeles para gatos, los hemos visto en famosos dibujos animados y hasta en refranes populares "¿quién le pone el cascabel al gato?". Pero, estás seguro que esta práctica sea sana para nuestra mascota o tienes dudas. Si la respuesta es sí, en ExpertoAnimal te explicamos por qué no es bueno poner cascabeles a los gatos.

¿Los cascabeles son malos para los gatos?, ¿los cascabeles dejan sordos a los gatos? o ¿a los gatos les gustan los cascabeles? son algunas de las cuestiones más frecuentes sobre este tema. Lo cierto es que los felinos tienen un sentido auditivo muy desarrollado y ponernos en la piel de nuestro compañero gatuno nos ayudará a entender por qué los cascabeles no son una buena idea.

Un poco de historia: Cascabeles para gatos

La famosa frase ¿quién le pone el cascabel al gato? proviene de una de las más famosas fábulas del poeta inglés Odo de Sherington, "El libro de los gatos" escrita en el siglo XII. En ella se cuenta como un grupo de gatos desesperados encuentran la solución a sus problemas poniéndole un cascabel al gato que los acosaba, pero claro, llevar a la práctica esta fabulosa idea era algo más complicado.

Además de esta referencia literaria, somos bombardeados con imágenes de gatos adorables con cascabeles como los casos del famoso gato mágico Doraemon, la gata Fluffy de la serie animada Rugrats: Aventuras en pañales o el conocido Gato de la suerte chino o Maneki-neko y el resto de gatos famosos del cine y la televisión. Tal vez por ello, tendemos asociar el uso del cascabel como un arreglo estético necesario para nuestra mascota cuando lo cierto es que los gatos con cascabel no suelen estar muy contentos.

A pesar de todo esto, la sociedad cada vez está más informada y en la actualidad son muchos quienes defienden la salud de los gatos explicando por qué no es saludable el uso de estos ruidosos adornos.

¿Por qué los gatos usan cascabel?

Aunque existen otras soluciones para las cuestiones que se plantean a continuación, existen tres razones principales por la que algunas personas le ponen cascabel a sus mascotas. Estas son:

  • Estética: Teniendo el precedente histórico, sabemos que para muchos es adorable ver a sus mascotas con un lindo cascabel al cuello.
  • Localización: El cascabel también se usa para tener ubicados a los gatos en todo momento, sobre todo si a nuestro felino amigo le gusta pasear por la casa de al lado o recorrer el vecindario.
  • Advertencia: Los gatos son cazadores sigilosos y los cascabeles se usaban para ayudar sus posibles víctimas, como pájaros y algunos roedores. Al escuchar el cascabel las presas tenían tiempo de escapar tranquilamente, como querían hacer los ratones del cuento.

Si es que hemos pensado este objeto por otro tipo de necesidades te ayudaremos a encontrar las soluciones para que tanto tu gato como tú estén siempre contentos. Recuerda que los temas de salud de nuestro felino amigo siempre serán más importantes que los relacionados con la estética.

Una cuestión de salud

A pesar de estas tres razones, ponerle un cascabel a nuestra mascota tiene más desventajas que otra cosa. Aunque no lo parezca, los cascabeles pueden suponer una auténtica tortura para nuestro querido amigo.

En primer lugar, ten en cuenta que el propósito de un cascabel es hacer ruido y es precisamente este aspecto lo que hace negativo para los gatos. Los felinos poseen un agudo sentido auditivo, son sigilosos y audaces y tener un "tin-tin" tan cerca de las orejas puede perturbarlos más de lo que crees.

Te proponemos un ejercicio, imagina que tienes el móvil pegado al cuello y sonando todo el día. ¡exacto!, así es como se sentiría tu gato. Un ruido constante tan cerca de las orejas tiene efectos terriblemente negativos sobre tu mascota, los más destacados son:

  • Nerviosismo
  • Estrés
  • Deterioro auditivo

A los gatos les gusta la calma y el silencio, así que alterar esto de manera deliberada no hará más que perjudicar la calidad de vida de tu mascota. Poner un cascabel a nuestro gato puede significar que tengamos en casa un gato asustadizo, estresado y apático.

El cascabel deja sordo a los gatos

No pero puede causar un daño irreversible al tímpano de nuestro gato. Aunque no hay estudios científicos al respecto, sabemos que el sistema auditivo de los gatos es tan complejo como el de los seres humanos, lo que nos hace deducir con facilidad que si sometemos a nuestra mascota a un ruido elevado y constante, tan cerca de su aparato auditivo, ocasionaremos un deterioro importante en él. Es como si llevaras auriculares con música alta todo el día, todos los días.

El uso de cascabeles en los gatos es peligroso

Sí. Como ya hemos explicado, son más los aspectos negativos que los positivos en cuanto al tema del uso de cascabeles. Además, recuerda que si el gato siente que algo le molesta tratará de hacerlo desaparecer y es entonces cuando puede ahogarse con el collar o arrancarse un uña tratando de arrancar el cascabel.

Todos los cascabeles son malos para los gatos

No. Siempre hemos hecho referencia a los cascabeles en los collares, pero no olvidemos que nuestros amigos felinos son estupendos cazadores. Así que si quieres que tu gato juegue con cascabeles te recomendamos que le hagas algún juguete casero para gatos, colocando las campanitas dentro de un calcetín o alguna pelota que puedan perseguir y cazar.

Si a pesar de todo esto te parece que es necesario que tu gato lleve un cascabel te recomendamos que utilices una campana pequeña para que el ruido que emita sea lo más bajo posible. Al final, nosotros no le pondremos el cascabel al gato, ¿lo harás tú?

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué no son buenos los cascabeles para los gatos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Accesorios y cosméticos.

Enlaces relacionados

Desde hace mucho tiempo parece que ponerle un collar con cascabel a los gatos es completamente normal. Es un bonito accesorio que hemos visto una gran cantidad de veces en fotografías e incluso en ilustraciones de cuentos populares. De alguna manera se podría decir que la imagen de los felinos se asocia con un collar complementado con un cascabel, pero su uso está cada vez más condenado.

En un momento u otro, los dueños de gatos se han enfrentado al gran dilema de si poner o no un collar con cascabel a su amigo peludo. Del mismo modo, probablemente, se han encontrado con información tanto a favor como en contra. Sin embargo, más allá de la estética y de la elegancia que les ofrece, hay muchas razones por las que no se debería colocar este accesorio en el cuello de los gatos. Entonces, ¿por qué no deberías ponerle un collar con cascabel?

Los collares con cascabel pueden quedar muy bonitos en un felino, pero uno de los motivos principales por los que no deberías ponerle uno de estos accesorios se debe a que el ruido que produce harán que pierda agudeza auditiva. El sonido del cascabel es repetitivo y estridente, por lo que a la larga afectará de manera significativa a la audición de tu amigo peludo: puede provocar incluso que llegue a quedarse sordo en caso de que el cascabel sea grande y muy ruidoso.

Pero por otro lado, los collares con cascabel también pueden afectar al estado anímico de tu gato. La razón detrás de este curioso hecho es que el sonido que proviene de su cuello lo pone nervioso y no le deja seguir sus rutinas. Si conoces un poco el comportamiento de los felinos, entonces sabrás de sobra que una de las características que más los define es la paz, el silencio y la tranquilidad. Además, su forma de vivir se basa mucho en las rutinas, por lo que el ruido de un cascabel no hará más que perturbarlas.

Antecedentes literarios

Seguramente a muchos les sonará la fábula de Lope de Vega que dio origen a todo este asunto de ponerle el cascabel al gato. La fábula cuenta la historia de un grupo de ratones que vivían en una casa y no podían salir de su agujero a buscar comida porque en la casa vivía también un gato, excelente cazador, que mataba a todo roedor que osase salir de su agujero.

Después de mucho discurrir y discutir, los ratoncitos llegaron a la conclusión de que para poder salir sin ser merendados por el gato, debían de poder tener una forma de saber dónde estaba el gato en cada momento. Así que a un ratoncito espabilado se le ocurrió ponerle un cascabel al gato para localizarlo.

Sin embargo, cuando llegó el momento de ponerle el cascabel, ningún ratón quiso atreverse a intentarlo. La moraleja de esta fábula es que es más fácil decir las cosas que hacerlas, pero ha dado lugar al uso de este adorno en los gatos caseros.

¿Cuáles son las ventajas del cascabel?

Antes de nada, vamos a ver cuáles son las razones por las que se le pone el cascabel al gato. Lo primero es que los dueños lo utilizan como localizador para saber dónde se ha metido su gato. Los gatos son animales muy sigilosos, por lo que el cascabel actúa como un localizador o GPS y permite a los dueños saber dónde está.

Otro de los usos más extendidos de ponerle el cascabel al gato es, como en la fábula, avisar a las posibles presas (pájaros y/o ratones) de que se acerca el gato. De esta forma, las presas pueden escapar y evitar morir a manos de un gato a quien además los dueños están intentando alimentar con pienso y quieren evitar que meta alimentos extraños en su dieta.

¿Cuáles son las desventajas del cascabel?

El cascabel puede quedar muy bonito en un gato, pero tiene varias desventajas para con el gato. La primera de ellas es el ruido. El cascabel no solo es repetitivo y molesto para el dueño, sino que puede ser perjudicial para la salud del gato. Como el cascabel está cerca del pabellón auditivo, el gato está sometido a estímulos constantes que harán que pierda agudeza auditiva o incluso que se quede sordo, si el cascabel es grande y suena fuerte.

Asimismo, el cascabel puede alterar el estado anímico del gato. Los gatos son animales tranquilos y sigilosos y además se asustan fácilmente de los ruidos. El tintineo perpetuo puede poner nervioso al felino y causarle estrés. Por no mencionar que el cascabel es incómodo. Muchos gatos intentan quitárselo o morderlo. Algunos hasta aprenden a llevarlo en la boca para que no suene.

Además, como es un adorno bastante poco natural, el gato no entiende que es eso que lleva en su cuello que encima suena y no le deja rascarse ni cazar en paz.

¿Qué alternativas tengo al cascabel?

Hay muchas alternativas al cascabel del gato, empezando por nada que haga ruido. Si quieres que tu gato lleve collar, no hay problema, aunque es posible que le resulte incómodo. Los collares pueden ser identificativos, antiparásitos, estéticos, o llevar un chip electrónico que permita abrir la gatera, pero no tienen por qué llevar un cascabel.

Simplemente asegúrate de que no le aprieten y de que no pueda quedarse enganchado con nada. Además, como hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad, seguro que existen collares para gatos con localizador que se puedan seguir desde el móvil.

Y si no existen, ya es hora de que alguien los invente. De todas formas, si de verdad te entusiasma ver a tu gato con cascabel, puedes ponérselo solo unos minutos cada día. Así no le molestará y tú tendrás la satisfacción de ver a tu gato con cascabel. Todos contentos.

Comentarios

Seguro Salinas dice

Mi gatita pierde demasiado el pelo, vive al exterior, la dejo entrar a casa diario un par de horas, pero realmente vive a fuera. La cepillo frecuentemente, y cuando la cargo o acarició sigue soltando pelo, y usa cascabel, puede ser que se estrese por el ruido que emite este?

es mejor que la lleves al veterinario si crees que está soltando demasiado pelo, y antes no lo hacía. Hay muchas causas para ello, desde alguna deficiencia de vitaminas, hasta problemas en la piel, o problemas de otro tipo, como de tiroides, etc.

Entonces. ¿Son malos los cascabeles para gatos?

Una vez que sabemos que los collares con cascabel para gatos tienen defensores y detractores, antes de decidir si se lo ponemos a nuestra mascota o no, debemos valorar algunos aspectos negativos del uso de estos objetos.

Se ha demostrado a través de diversos ensayos científicos, que el uso de cascabeles en gatos pueden afectar al estado de ánimo de estas mascotas. El principal motivo, es que el ruido continuo del cascabel puede llegar a poner muy nervioso al animal, ya que una de las principales características de los gatos, es que les gusta andar con mucho sigilo, y con el cascabel ya no podrán hacerlo. Por lo tanto, y si quieres mantener la buena salud de tu gato, parece razón más que suficiente para rechazar su uso.

Otro de los motivos por los que no deberías poner un cascabel a tu gato es, porque este tipo de collares no resultan especialmente cómodos. Por este motivo, es habitual que si le pones un collar con cascabel a tu gato, éste intente quitárselo inmediatamente.

Alternativas al cascabel de los gatos

Actualmente podemos recurrir a muchas alternativas a los collares con cascabel para gatos. En este sentido, lo más idóneo es ponerle a nuestra mascota un collar con una placa identificativa para que, en caso de pérdida o extravío de nuestra mascota, sus dueños puedan ser fácilmente localizados por la persona que encuentre al gato.

Al igual que ocurre con los perros y con otras mascotas, muchas clínicas veterinarias recomiendan el uso de microchips para evitar que el animal que se pierda no pueda encontrar a sus dueños. Este tipo de dispositivos se insertan debajo de la piel del gato, y en ellos se guarda información de interés como el nombre del dueño del gato, su número de teléfono o su dirección. El microchip suele tener un precio cercano a los 30 euros y su efectividad durará todo el ciclo de vida de los gatos, por lo que sale bastante rentable.

En cualquier caso, y si se considera oportuno poner un cascabel al gato, es conveniente que sus dueños adquieran un collar con cascabel debidamente homologado en una tienda de animales o clínica veterinaria. En ningún caso está recomendado el uso de cascabeles para manualidades, ya que éstos emiten un sonido metálico muy molesto para nuestras mascotas, que podría acabar dañándoles su agudeza auditiva a largo plazo.

Colocar un cascabel a tu felino es mala idea

El principal motivo para que no le pongas este accesorio a tu querido peludo, es el ruido. No solo es un sonido constante y molesto para ti, sino que es perjudicial para tu compañero de vida.

El collar con cascabel está muy próximo a sus orejitas y con el paso del tiempo someterle a esos estímulos sonoros tan fuertes de forma continua, puede provocar que tu gato pierda agudeza auditiva. No es por nada, pero dañar de esa manera su pabellón auditivo es como negar parte de su instintiva naturaleza.

En el peor de los casos, podría acabar completamente sordo si el cascabel es grande y muy ruidoso. No puedo deciros que exista alguna prueba científica de esto, pero creo que es sentido común. Si llevas un aparato pegado a tus oídos durante toda tu vida, lo normal es que produzca un deterioro del sentido auditivo.

Otro motivo, es que el ruido del cascabel afecta al estado de ánimo de tu pequeño peludo. Si tu gato lleva colgado a su cuello un tintineo perpetuo, es muy posible que le afecte a su calidad de vida. Si conoces a los gatos, sabrás que si algo les define es la tranquilidad, la paz. Su forma de vivir desprende un halo muy zen, no lo perturbes.

Los gatos son sigilosos, se mueven con agilidad, suavidad, delicadeza y ante todo, son la viva imagen de la relajación. Y seamos sinceros, con un cascabel en su cuello, tu minino se pondrá de los nervios y a ti de paso.

Una razón de peso para no poner cascabel a tu gato, es que no es nada cómodo. No es extraño ver a felinos intentando quitárselo de todas las maneras posibles, e incluso morderlos para no sentir su tintineo.

Aunque tu mascota haya asimilado el hecho de llevar un collar sonoro, recuerda que no es algo natural para él, así que mejor deberías quitárselo.

Si después de darte estas razones sigues queriendo ponerle un cascabel a tu gato , que sea de forma eventual. Procura que sea de pequeño tamaño para que resulte menos perjudicial.

Somos conscientes de que un collar sirve para identificar a tu pequeño, es un método antiparásitos, es estético, puede ser un dispositivo electrónico de movimiento, etc.

Pero ten en cuenta que aunque debas ponerle obligatoriamente el collar, el cascabel no tiene por qué formar parte, así que evítalo por el bien de tu amigo felino.

Prueba a ponerte en el lugar de tu gato, porque lo que para ti puede ser bonito y simpático, para tu gato puede ser una tortura auditiva que perturba la paz de tu gato.

Si te interesa saber más cosas sobre gatos o sobre otros peludos, te recomiendo el blog soncomohumanos un espacio para el amor animal en todas sus dimensiones.

Pin
Send
Share
Send
Send