Animales

Por qué mi perro me sigue a todas partes y solo quieres estar conmigo?

Pin
Send
Share
Send
Send


Es muy común para los dueños de perros el hecho de referirse a sí mismos como los «padres» de sus queridas mascotas, y lo cierto es que hay cierta lógica en ese hecho. Cuando haces eso, le estás diciendo a los demás que realmente amas y te preocupas por tu perro, tal y como lo harías con tu propio hijo.

Pero muchos padres podrían decirte que hay algo más. Al igual que ocurre con los niños, puedes amar a tus mascotas y no entenderlas al mismo tiempo. Pero mientras que los padres puedan estar confundidos con la nueva incomprensible frase que su hijo no para de repetir, tienen el lujo de poder hablar el mismo lenguaje.

Por desgracia, no ocurre lo mismo con los dueños de mascotas. Así que hasta que alguien finalmente invente un traductor de nuestro idioma al canino y viceversa, vamos a tener que aprender a interpretar el lenguaje corporal de los perros.

Con esta idea en mente, aquí te traemos 12 comportamientos bastante comunes de los perros que podrás observar y cuál es su significado:

#1 – Contacto visual constante:

Depende bastante en cómo te esté mirando tu perro. Si su expresión es normal y te mira fijamente a los ojos, es una manera muy poderosa de mostrarte su cariño. De hecho, un grupo de investigadores japoneses encontraron una conexión entre su contacto visual y los altos niveles de oxitocina, una hormona que afecta a cómo expresamos nuestro amor, fidelidad… hacia los demás.

#2 – Te trae cosas:

Podrías pensar que quiere jugar contigo a que se lo lances, especialmente si se trata de un juguete. Sin embargo, puede que lo que esté haciendo tu perro sea traerte un regalo. Aparentemente esto se trata de uno de los instintos de caza que quedan todavía en los perros, te trae cosas que piensa que podrías necesitar en vez de una presa muerta.

¿Por qué mi perro solo quiere estar conmigo?

Este tipo de reacciones son perfectamente normales cuando acabas de introducir a tu colega en tu vida. Te sigue porque, para él, eres un representante de su seguridad, felicidad y cariño. Este comportamiento no es solo propio de tu perrete en particular, es de toda la especie en sí. Desde que fueron amaestrados, aprendieron a seguir a su cuidador, a velar por él y a prestarle cariño, porque saben que así reciben la protección y alimento que necesitan.

Ese es el motivo por el que te seguirá incluso hasta cuando vayas a la ducha. Lo que nunca has de hacer es castigarle por hacerlo, al contrario, es ahora cuando has de aprovechar para estrechar tu vínculo con él y llegar a conocerlo verdaderamente. Es clave que lo mimes, que juegues con él, que lo saques a pasear y que le permitas desfogar toda su energía en función de las necesidades que tenga.

¿Por qué mi perro duerme pegado a mí?

Por supuesto, no solo te seguirá, también querrá dormir a tu lado y te mirará fijamente. Como su cuidador, tienes que tener claro hasta dónde quieres que llegue vuestra relación, sabiendo marcar límites y enseñándole a ser independiente y a jugar solo.

Esto es importante porque si permites que se genere una relación adictiva entre los dos, cuando no estés sufrirá ansiedad de separación. Si se da esta situación, supondrá un problema para ambos y para todo tu vecindario, pues se comportará de manera destructiva al quedarse solo en casa.

Mi perro ladra cuando se queda solo en casa, ¿qué hago?

Los síntomas de que tu perrete está sufriendo ansiedad de separación son fáciles de detectar. Tu colega tendrá una reacción sobredimensionada cuando te marchas por la puerta y cuando regresas. Quienes te descubrirán que esto está sucediendo son tus vecinos. Si uno de ellos te dice que tu peludo no deja de ladrar cuando no estás, no te enfades con esa persona, pues te está haciendo un favor. Te está avisando de que tu amigo necesita tu ayuda.

Dale las gracias y, nada más volver a tu casa, empieza a educarlo para corregir su comportamiento. Lo primero que tienes que comprender es que, siempre que quieras enseñarle algo tiene que ser a través del refuerzo positivo, dándole una chuchería que le guste, una caricia o un halago cuando hace algo bien, pero jamás le pongas la mano encima si hace algo mal. Una app muy buena para esto es la de DOGO que mediante la técnica del clicker te ayudará a enseñarle trucos básicos paso a paso.

Lo segundo es que le enseñes las dos órdenes básicas que todo perro tiene que conocer: sentarse y dejar de correr o permanecer quieto. Para lograrlo tendrás que hacerlo, como te decimos, con un premio. Dale la orden y dibuja una trayectoria con tu cuerpo y con ella imitando la postura. Levántate, repite el mandato y vuelve a gesticularlo. Cuando lo entienda y se siente, dale su premio.

7 cosas que tu perro odia que hagas

👉 SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL: https://goo.gl/EtqGcf. Como buenos PetLovers, siempre intentamos darle lo mejor a nuestros perros. Por eso, hoy queremos contarte algunos errores muy comunes que cometemos a diario con nuestros colegas de cuatro patas. Dale al play y descubre 7 cosas que tu perro odia de ti, aunque te adore más que a nada.

Mi perro llora cuando se queda solo

Si sigue llorando y ladrando, un truco que no suele fallar es dejar la radio encendida no demasiado alta y en una emisora en la que no pongan música, que solo hablen. Con ese murmullo no se sentirá tan solo y, poco a poco, aprenderá a no protestar y a ser más independiente.

En última instancia, puedes también acoger a un segundo perro en casa para que jueguen, pero antes de hacer esto, te recomendamos que te pongas en contacto con nuestros etólogos online para que te enseñen a educarlo a que aprenda a quedarse solo en casa.

En resumen, es perfectamente normal que tu perro quiera estar a tu lado y que te siga, pero tienes que aprender a marcar límites para que esta no se convierta en una relación tóxica. A través del refuerzo positivo, de que aprenda a entender órdenes y con un par de truquitos de nuestros etólogos, aprenderá a seguirte solo motivado por el amor,no por la dependencia emocional.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Por qué tu perro no quiere jugar contigo

  • Sus paseos son muy cortos. Un perro no solo necesita salir a hacer «sus cositas». También, es necesario para su cuerpo y organismo un poco de ejercicio. Además, seguramente, si trabajas, el animal pasa mucho tiempo solo en casa, por lo que un poco de aire fresco es con lo que sueña durante todo el día. Si cada día lo sacas cinco minutos y te vas corriendo a casa, como si más que un amigo fuera un estorbo, el animal lo notará. ¿De veras te preguntas por qué tu perro no quiere jugar contigo?
  • No le haces caso. Si el estrés de la vida diaria, tu nerviosismo y la falta de tiempo diario te hace llegar a casa corriendo y volver a salir corriendo haciendo que pases por delante de tu perro como si no estuviera, ¿de veras crees que no hay motivo por el que tu perro no quiere jugar contigo? Entendemos el asunto si tienes que ir a trabajar, pero en la noche, en vez de apresurarte a salir con tus amigos, diles que te esperen media horita más y dale tiempo de calidad a tu mascota.
  • Lo echas de tu lado cuando te busca. Si cada vez que tu perro quiere estar en tu regazo, darte los buenos días o saltar sobre ti cuando llegas a casa, pero tú lo rechazas… ¿no ves el por qué tu perro no quiere jugar contigo?
  • No le das premios. Si siempre lo andas regañando por lo que no hace bien, pero nunca lo mimas y premias cuando hace algo bien, ¿cómo esperas que responda?

Sabemos que el estrés y las preocupaciones diarias nos llevan a veces a hacer alguna de estas cosas, porque no olvidemos que una mascota es una responsabilidad más en un día lleno de ellas. Pero no le des la mínima prioridad a tu mascota, te estarás perdiendo mucho si lo haces. Sigue nuestros consejos para que tu perro siempre quiera jugar contigo.

Qué hacer si tu perro no quiere jugar contigo

    Muestra empatía. Sí, ponte en el lugar de tu mascota y piensa en cómo te sentirías tú si después de estar solo en casa mucho tiempo viniera alguien y no te hiciera caso. O qué tal te tomarías que no te sacaran más que por obligación. Ponerte en el lugar de tu perro te ayudará a entender sus sentimientos y ser más bondadoso con él, haciendo las cosas mov >Y si tengo todo pero no tengo amor, nada soy

-Teólogo Romano del siglo I-

  • Dale tiempo de calidad. No va a suceder una desgracia porque dediques cinco minutos al día después de llegar del trabajo a saludarle y darle amor a tu perro, exclusivamente eso. Luego sácalo a pasear y correr, juega con él y demuéstrale que él es muy importante para ti, tanto como tú para él.
  • No lo rechaces. Recíbelo con una gran sonrisa siempre que venga a buscarte. Muestra empatía y entiende lo bien que le hace sentir ser recibido con alegría y amor.
  • Dale caprichos. Los caprichos son como regalos para tu perro. Un regalo demuestra a quien lo recibe que se han acordado de él. Demuestra a tu perro que le quieres, que te alegra cuando hace cosas bien y que le recuerdas durante todo el día y no solo cuando os veis en casa.

Recuerda, las responsabilidades implican tiempo y esfuerzo, pero si aprendes a amar en la responsabilidad, el esfuerzo será menos gravoso.

Mi perro solo quiere estar conmigo, científicamente hablando

Si tu perro te sigue constantemente, es probable que te resulte increíblemente atractivo o que estés cansado de tropezar con él todo el tiempo.

De todas formas, ayuda bastante entender algunas de las ciencias detrás de por qué tu perro puede estar constantemente a tu lado.

La impronta. El etólogo primitivo Konrad Lorenz demostró cómo los gansos bebés se socializaron con él (o llegaron a reconocerlo como padre u otro objeto de confianza) al seguirlo a todas partes, incluso al agua.

«Los cachorros también pueden reconocer a las personas», dice Burch. «El período de impronta para cachorros es de entre tres y 12 semanas».

Reforzamiento. A menudo, los perros seguirán a sus dueños si su vínculo se relaciona con las buenas cosas.

Por ejemplo, «si un perro aprende que las cosas buenas, como la comida para perros, las palmaditas y las actividades divertidas, provienen de un humano en particular, es más probable que sigan a esa persona», dice Burch.

Rasgos de la raza. Algunas razas, especialmente las que han sido criadas durante siglos para trabajar con personas, son más propensas a ser lo que Burch llama «perros de velcro».

Compañerismo. Quizás la razón más obvia, algunos perros simplemente prefieren la compañía de sus amigos humanos. «Durante el proceso de domesticación, la selección natural ha dado forma a los perros para que se conviertan en compañeros para los humanos», dijo Laurie Santos, PhD , profesora de psicología y directora del Centro de cognición canina en la Universidad de Yale .

“Los perros domesticados ahora están ‘vinculados’ con los humanos en algunas de las mismas formas que los niños humanos. En este sentido, nuestro vínculo con los perros ha evolucionado a lo largo de las domesticaciones «.

De hecho, la ciencia detrás de la compañía entre humanos y perros es variada y vasta. De hecho, «la investigación ha confirmado que … el perro moderno es realmente mejor en la comprensión de los humanos que incluso nuestros primates más estrechamente relacionados», dijo Oscar E. Chávez, DVM, profesor adjunto de la Universidad Cal Poly Pomona.

Pin
Send
Share
Send
Send