Animales

Cómo alimentar al perro adulto y senior

Pin
Send
Share
Send
Send


Optar por la comida húmeda o seca es, en realidad, una cuestión de preferencias personales, tanto tuyas como de tu perro. Una mezcla de comida húmeda y seca es buena para sus dientes y puede ser útil que tu perro se acostumbre a ambas texturas por si necesitas cambiar su dieta en algún momento. Al igual que los humanos, los perros tienen sus gustos y aversiones, por lo que tendrás que ir probando hasta encontrar la fórmula que más le guste.

Independientemente de la fórmula elegida, verás que cualquier comida para perros adultos completa y de buena calidad proporcionará a tu perro un equilibrio nutricional básico.

Si tu perro tiene algún problema de salud especial, como sensibilidad cutánea o estomacal, pide información a tu veterinario sobre alimentos especiales para perros adultos.

Una vez que hayas encontrado la comida adecuada para tu perro, ya no tendrás que volver a cambiar su dieta hasta que empiece a hacerse mayor, en torno a los 6 o 7 años. Infórmate sobre cómo alimentar a tu perro adulto..

Controla siempre la forma física con la herramienta de acondicionamiento físico para perros de tu perro, ya que un aumento o pérdida de peso puede ser un indicio de que es necesario reajustar su dieta.

Productos de alimentación para perros adultos

Existe en el mercado una amplia gama de alimentos para perros adultos nutricionalmente equilibrados y diseñados para las necesidades específicas de tu amigo de cuatro patas. Así pues, tienes mucho donde elegir a la hora de decidir qué dar de comer a tu perro.

La raza, el tamaño, la edad, el estilo de vida y el estado de salud pueden marcar una gran diferencia:

  • Las razas más pequeñas tienen un metabolismo más rápido, es decir, queman energía a mucha mayor velocidad Dependiendo de su forma física y de su grado de actividad, algunos pueden necesitar el doble de calorías diarias que otras razas de mayor tamaño. Las mejores fórmulas alimenticias para perros pequeños contienen proteínas adicionales y son ricas en grasas y carbohidratos para proporcionarles el refuerzo de energía adicional que necesitan. Además, se presentan en tamaños más pequeños para adecuarse también al tamaño de sus bocas y estómagos.
  • Las razas de mayor tamaño pueden tener metabolismos más lentos, ¡pero sin duda alguna, su apetito es mayor! Las fórmulas preparadas específicamente para razas grandes tienen bocados más grandes y satisfactorios que animan a los perros de gran tamaño a masticar más, en lugar de engullir su comida. Un menor contenido en materia grasa y una mayor concentración de proteínas ayuda a controlar el aumento de peso, minimizando su impacto sobre las articulaciones y los órganos vitales, así como glucosamina para fortalecer las articulaciones.
  • Si tu perro es muy activo o es un perro de trabajo, puedes optar por una comida especializada adecuada para su estilo de vida "activo". Ésta le proporcionará mayores cantidades de grasas, proteínas y vitaminas, como la vitamina B12, para ayudarle a transformar los alimentos en energía. La vitamina E también puede ayudar a sus músculos cansados a recuperarse más eficazmente después de períodos de ejercicio agotador.
  • Se suele recomendar volver a dar comida de buena calidad para cachorros a las perras gestantes para proporcionarles las calorías adicionales y mayores cantidades de otros nutrientes fundamentales que ellas necesitan. Infórmate sobre cómo alimentar a tu perra durante el embarazo.
  • Los perros menos activos necesitan menos grasa, por lo que alimentarlos con una fórmula "light" puede ayudarles a evitar el aumento de peso.
  • Algunos perros pueden desarrollar sensibilidad a algunos grupos de alimentos, o padecer problemas médicos que requieran una dieta especial. El veterinario podrá recomendarte una dieta adecuada para las necesidades de tu perro.

Si no estás seguro de cuál es la dieta adecuada para tu perro, no dudes en preguntárselo a tu veterinario o a una enfermera veterinaria.

Cómo alimentar a tu perro

Nuestro equipo de Atención a Mascotas suele recibir la siguiente pregunta: "¿Con qué frecuencia debo dar de comer a mi perro?" Según la raza, solemos recomendar una o dos veces al día. Si tu perro es pequeño, su barriguita también lo será y tal vez necesite alimentarse con mayor frecuencia. Del mismo modo, las razas más grandes, que tienen tendencia a engullir la comida pueden beneficiarse de dos comidas más pequeñas, en lugar de una copiosa. Engullir un montón de comida a la vez puede provocar problemas intestinales.

Si no estás seguro de la frecuencia con que debes alimentar a tu perro, no dudes en preguntárselo a tu veterinario.

Da de comer a tu perro en un lugar tranquilo y alejado de los ruidos y ajetreos de la vida doméstica. Sirve siempre la comida del perro en un plato limpio y colócalo en una superficie fácil de limpiar, como un suelo de baldosa. Si ves que el plato de tu perro se desliza por el suelo, usa un plato antideslizante o pon una esterilla de goma bajo el plato.

Los perros que devoran la comida podrían beneficiarse de un plato especial antiglotones cuya forma les obliga a comer más despacio, mientras que los perros de edad avanzada (que lo ponen todo perdido al comer) preferirán un comedero elevado.

Si tienes más de un perro en casa, aliméntalos al mismo tiempo pero por separado para que no se molesten ni peleen..

A la hora de dar de comer a tu perro, procura servir la comida húmeda (latas/botes/bolsas) a temperatura ambiente, ya que su olor es más atractivo y es más fácil de digerir. Para ello, sácalos del frigorífico como mínimo una hora antes de servirlos. Puedes utilizar el microondas para templarlos un poco, pero siempre sin dejar que se calienten.

Los alimentos húmedos se estropean rápidamente, por lo que no debes dejarlos sin tapar. Una vez abierta, no guardes la comida húmeda durante más de 24 horas, incluso aunque esté en la nevera.

La comida seca, en cambio, puede dejarse todo el día fuera sin que se estropee. Guárdala en un ambiente seco y limpio, preferiblemente en un recipiente hermético o en una caja con cierre, para mantener su aroma y evitar que se eche a perder.

A la mayoría de los perros les gusta el crujido de la comida seca, pero si tu mascota prefiere su comida ligeramente humedecida, o si existe algún problema médico que recomiende evitar la comida dura, empapa la comida en agua durante un máximo de 30 minutos antes de servirla. Las croquetas secas ayudan a eliminar la placa, por tanto, si añades agua a la comida seca, es recomendable que complementes su alimentación habitual con una golosina dental. Recuerda que el cepillado regular es la mejor manera de evitar las enfermedades dentales caninas.

Qué dar de comer a un perro adulto

Las proteínas son básicas para la buena alimentación de nuestro perro, son los nutrientes y aportan los aminoácidos básicos, así que debemos proporcionarlas adecuadamente. Sin embargo, cuidado, su dieta no debe basarse única o mayoritariamente en el consumo de carne. El perro es omnívoro y los alimentos vegetales le aportan una serie de proteínas que deben formar parte de su dieta.

No todas las proteínas son iguales, de hecho existen ciertos aminoácidos esenciales para el desarrollo del perro que no son sintetizados por el metabolismo del animal. Prestaremos especial atención a que los alimentos sean ricos en aminoácidos esenciales y lo comprobaremos en las etiquetas de los productos alimentarios, también nos aseguraremos que garanticen una dieta completa.

Las necesidades alimentarias del perro no son las mismas en cada etapa de la vida. Los perros ancianos, por ejemplo, necesitan más cantidad de proteínas, así que deberemos conocer las diferentes necesidades según las edades para administrar a nuestro perro la alimentación adecuada.

Los tipos de comida más habituales son la comida húmeda, la comida semi húmeda y la seca o pienso.

La comida seca o pienso es la más recomendada por los expertos ya que es la más completa nutricionalmente. Contiene una cantidad importante de calorías, es la comida que más proteínas tiene (25% aprox.), y es la más económica y cómoda ya que que la podemos comprar en grandes cantidades y conservarla.

La comida semi húmeda no tiene un porcentaje tan alto de proteínas (21% aprox.), pero también tienen menos kilocalorías, al tener un nivel de humedad bastante alto su textura es suave, y resulta fácil de masticar. A los perros les gusta mucho este tipo de comida, tanto por el gusto como por la textura, pero es más cara, y las raciones deben ser más abundantes que las de comida seca.

La comida húmeda contiene tres cuartas partes de agua y una menor cantidad de proteínas (8-15% aprox), según la comida. Son las preferidas por nuestros perros porque son muy tiernas y gustosas. En cuanto a las calorías, tienen menos cantidad que las comidas secas o semi húmedas así que el perro deberá comer más para adquirir las calorías que necesita. Es necesario conservarlas en el frigorífico una vez abiertas, y resultan más costosas.

Cada uno de los tipos de comida puede perfectamente proporcionar una dieta completa, así que, elijamos la que elijamos, lo que tiene que importarnos es proporcionar las proteínas, calorías y elementos necesarios para nuestro perro, con más o menos cantidad según el tipo de comida.

La raza del perro y su rutina también influirán en la decisión: si es un perro que hace bastante ejercicio, o todavía más, si es un perro trabajador, podremos darle más proteínas y grasas, por ejemplo, que a un perro que tenga una vida más sedentaria, que no queme tantas calorías ya que podría desarrollar obesidad. Aunque nuestro perro prefiera comer alimentos carnosos y húmedos también se contentará con la comida seca, por otro lado ésta le ayuda a prevenir el sarro en los dientes.

A la práctica también nos influirá que el tipo de comida que le demos se adecue a nuestra economía, y que nos resulte fácil de adquirir en nuestra tienda habitual.
Si no sabemos por qué tipo de comida decidirnos consultaremos al veterinario y le pediremos consejo.

Alimentación de cachorros hasta el destete

Los cachorros recién nacidos se alimentan exclusivamente de la leche materna, lo que les proporciona no solamente una nutrición adecuada, sino también las defensas inmunológicas necesarias. En este período tienen una tasa de crecimiento muy alta, por lo que necesitan un alimento rico en proteínas, calcio y grasas, además que necesitan alimentarse con frecuencia.

Entre la sexta y la octava semana de vida los cachorros empiezan a alimentarse también de comida suave, en forma de papilla o alimento para cachorros humedecido con agua. Este proceso es conocido como "destete", ya que dejan de alimentarse de la teta de la madre para empezar a comer comida sólida.

Por otro lado, los perros abandonados que no puedan recibir alimento directamente de la madre deberán ser alimentados por nosotros, una tarea especialmente dura y complicada para quienes no tengan experiencia. Descubre más acerca de cómo alimentar cachorros recién nacidos.

Alimentación de cachorros después del destete

Después de la octava semana, el cachorro promedio ya está destetado y se alimenta con comida sólida. Desde este momento hasta que el perro se hace adulto, el crecimiento es muy rápido y las actividades físicas muy intensas y frecuentes, por lo que el cachorro necesita un alimento rico en proteínas y grasa.

Por supuesto, los requerimientos específicos de nutrientes dependerán de las condiciones particulares de cada cachorro, el ambiente en que vive y la cantidad de actividad que realiza. Sin embargo, esta etapa suele ser muy dinámica para todos los cachorros, además de ser la etapa en la que el perro aumenta su masa y volumen. Debemos consultar con nuestro veterinario la alimentación de esta etapa. Recuerda que razas muy concretas como puede ser el american bully necesitan un extra de calcio que ayude a fortalecer sus huesos, que van a soportar mucho peso en el futuro.

Hasta los 3 meses puedes darle la comida 4 veces al día. Entre los 3 y los 6 meses, puedes alimentar a tu cachorro 3 veces al día. De los 6 meses hasta que es adulto, puedes alimentar a tu cachorro 2 veces al día.

Ten en cuenta que las diferentes razas de perros maduran a diferentes edades, por lo que no hay una edad fija a la que todos los perros dejan de ser cachorros. En general, los perros de talla pequeña y mediana son adultos alrededor del año de edad, mientras que los perros de talla grande y gigante son adultos alrededor de los 18 meses de edad. Antes de cambiar el tipo de alimento de tu perro, consulta con el veterinario.

En esta etapa de vida, tu cachorro deberá aprenderlo todo acerca de la socialización y las primeras órdenes básicas. Descubre cómo educar un cachorro paso a paso en nuestra completa guía.

Alimentación de perros adultos

Esta etapa se conoce como etapa de mantenimiento porque los perros no crecen más, sino que solamente necesitan mantener su masa y volumen.Los perros adultos tienen un menor requerimiento de calorías por kilogramos que los cachorros. Es decir que no necesitan alimentos tan ricos en proteínas y grasas, sino que requieren alimentos un poco menos energéticos.

Por supuesto, los perros de caza, los de trabajo, los que hacen deportes caninos intensos y todos los perros que hacen actividades físicas intensas o prolongadas, requieren alimentos que les aporten más calorías que los perros mascota. En este caso, tienes que conseguir un alimento más calórico para que tu perro reciba la energía necesaria sin tener que comer mucho más.

La alimentación de las perras durante la gestación y la lactancia es un caso especial de alimentación de perros adultos del que hablaremos a continuación.

Alimentación de perros mayores

Los perros mayores o ancianos necesitan dietas adecuadas a sus menores niveles de actividad y que no tengan excesiva cantidad de proteínas para no dañar sus riñones. Las fórmulas para estos perros suelen indicarse con la palabra "Senior" en el nombre y suelen (o deberían) tener ingredientes de más fácil digestión. Los perros de edad avanzada se verán beneficiados de recibir complementos nutricionales o vitaminas para perros ancianos.

Ten en cuenta que no todos los perros se consideran mayores o ancianos a la misma edad. La edad en que se consideran perros ancianos suele variar según el tamaño del perro. Una guía para pensar en la edad a la que un perro es anciano es la siguiente:

  • Razas pequeñas: 12 o más años de edad.
  • Razas medianas: 10 o más años de edad.
  • Razas grandes: 8-9 o más años de edad.
  • Razas gigantes: 7 o más años de edad.

Por supuesto, esa guía es sólo una referencia general y tu perro puede envejecer antes o después, según su genotipo y el ambiente en que vive, por lo que es importante que consultes con el veterinario para saber en qué momento debes cambiar su alimentación de perro adulto por la de perro mayor. No olvides que los perros ancianos deben quemar aquello que consumen. Consulta las diferentes actividades para perros ancianos que puedes practicar con él.

Alimentación de perras gestantes

La gestación en los perros tiene una duración aproximada de 9 semanas (entre 58 y 63 días). Durante las primeras semanas las perras gestantes no necesitan una ingesta calórica notoriamente superior a la de mantenimiento, ya que los cachorros en gestación no crecen mucho. Sin embargo, en las últimas dos o tres semanas de gestación los requerimientos energéticos de la perra suben mucho y necesita un alimento con muchas más calorías metabolizables y alto porcentaje de proteína.

Lo ideal es que sea el veterinario quien te indique en qué momento de la gestación debes cambiar el alimento de tu perra y qué alimento específico darle, según su valoración como especialista. Descubre más acerca del embarazo de la perra semana a semana.

Alimentación de perras durante la lactancia

En esta etapa los cachorros están creciendo a ritmo acelerado y se alimentan de la leche materna que la perra debe producir. Por tanto, las demandas energéticas de la perra son muy superiores a las de la etapa de mantenimiento, e incluso a las de la gestación.

La mayor demanda de aporte calórico dura hasta que los cachorros son destetados, pero la mayor demanda ocurre entre el parto y las cuatro semanas siguientes.

Si bien existen algunas marcas de comida para perros que tienen fórmulas para perras en etapa de lactancia, es muy importante que el veterinario indique el alimento que debe recibir la perra y haga el seguimiento respectivo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alimentación del perro según su edad, te recomendamos que entres en nuestra sección de Dietas equilibradas.

Pin
Send
Share
Send
Send