Animales

Cómo saber si mi gato está gordo?

Pin
Send
Share
Send
Send


Muchos gatos suelen ganar peso con los años. Y a pesar de que la imagen de un gato gordo puede parecer tierna, el sobrepeso es un riesgo para la salud de los felinos. Pero ¿cómo saber si tu gato realmente está gordo y necesita adelgazar? No es tan sencillo como pesarlo en una balanza. El peso de un gato puede variar entre los 3,6 kilos y los 11 kilos. El peso ideal dependerá de la raza, el tamaño y la edad del gato. No existe una tabla estandarizada. Sin embargo, hay algunas formas de comprobar si la salud de tu gato está en riego por el sobrepeso. A continuación, veremos algunas recomendaciones.

¿Qué es un gato con sobrepeso?

Se dice que un gato tiene sobrepeso cuando su masa corporal es mayor a la que le corresponde en un 10 a 15%. Un gato obeso es aquel que no puede realizar sus actividades normales a causa de su sobrepeso, el mismo que compromete alguna de sus funciones vitales. Esto ocurre cuando la masa corporal se excede en un 15 a 20%.

El peso ideal de un gato

Si bien no hay una tabla estandarizada que determine el peso ideal de los gatos, sí existen ciertos parámetros que pueden ayudarnos. Se han establecido algunas referencias de peso promedio en función del sexo, la raza y el tamaño del gato.

Así, un gato europeo común generalmente pesa entre 3 y 5 kilos (entre 3 y 4 las hembras y entre 4 y 5 los machos). Un gato siamés entre 2 y 4,5 kilos, un gato persa entre 3 y 5,5 kilos, y un gato Maine Coon entre 4,5 y 11 kilos.

Cómo saber si tu gasto tiene sobrepeso

Además de estas cifras de referencia, existen algunas formas sencillas para saber si tu gato tiene sobrepeso. La primera es observarlo desde arriba: al hacerlo se debería notar una cintura entre la caja torácica y las caderas. Si se trata de un gato muy peludo, se podrá sentir el hundimiento con las manos.

De igual manera, al mirarlo de lado no debería tener una bolsa colgando del estómago. Si la tiene es porque está con algunos kilos de más. Finalmente, al tocar el dorso del gato sin presionar mucho, se debería poder sentir claramente la columna vertebral y las costillas.

Ahora que ya sabes cómo detectar si tu gato tiene sobrepeso podrás tomar las medidas necesarias para combatirlo. Así le estarás ayudando a mejorar su salud y prolongar su vida.

Condición corporal del gato

Los gatos se caracterizan por sus formas ágiles y elegantes. Capaces de saltar, trepar y correr, funcionan como máquinas perfectas, para lo que deben mantener una adecuada condición corporal. Así, aunque no es posible dar un peso ideal del gato según su edad, sí existen unos criterios que permiten determinar si el gato está en su peso óptimo, más delgado, mucho más delgado o, por el contrario, presenta sobrepeso u obesidad en mayor o menor grado. Estos criterios están expresados en una serie de dibujos que podemos encontrar en los centros veterinarios o en la página web de WSAVA Global Veterinary Community.

Un gato en su peso ideal está bien proporcionado, se le aprecia la cintura y las costillas resultan palpables, que no visibles. Además, la acumulación de grasa abdominal es mínima. Al contrario, en el gato obeso será difícil tocar las costillas porque una capa de grasa lo impedirá, presentará un abdomen redondeado, también por la acumulación de grasa. Tampoco se distinguirá la cintura. En algunos casos también habrá depósitos grasos en la zona lumbar. Así pues, la condición corporal de un gato se valora por observación y palpación.

¿Cómo hacer que un gato baje de peso?

Hemos visto ya cómo saber si un gato está gordo, comentaremos ahora qué elementos nos ayudarán a mantenerlo en su condición corporal ideal:

  • En primer lugar es importante que acudamos a revisiones veterinarias. Es habitual que, como cuidadores, nos cueste darnos cuenta de que nuestro felino está por encima de su peso idóneo. En estos casos el veterinario va a poder evaluarlo siguiendo las pautas que hemos comentado.
  • El ejercicio es, también, básico. Un gato con acceso al exterior suele tener oportunidades para mantenerse en forma, en cambio, un gato que vive en un piso quizá no despliegue toda la actividad necesaria. Para evitar su sedentarismo debemos implementar medidas de enriquecimiento ambiental.
  • Por supuesto, la alimentación es un pilar básico para mantener el peso ideal de un gato. Esta debe adaptarse a la edad del animal y sus circunstancias vitales y debe proporcionarse siempre en la cantidad adecuada.
  • Así mismo, debe controlarse el abuso de premios o sobras de comida humana.
  • En los gatos esterilizados debemos reducir el consumo energético.
  • Por último, cualquier cambio brusco en la condición corporal de nuestro gato, tanto adelgazamiento como aumento de peso, es motivo de consulta veterinaria.

Como vemos, muchos son los factores implicados en el peso. Además de los mencionados, estarían la raza, el sexo o la edad y aquellos que dependen de los cuidadores como la elección de la dieta y la forma de ofrecerla, el tipo de entorno que proporciona e incluso su percepción sobre la condición física del animal. Son estos últimos factores sobre los que podremos actuar.

Consecuencias de la obes >

Si de las pautas que hemos dado para cómo saber si un gato está gordo concluimos que tiene sobrepeso debemos tomarnos muy en serio que recupere su condición corporal óptima, ya que la obesidad es un factor de riesgo para distintas enfermedades y, además, puede empeorar los signos clínicos de otras. Por otra parte, los animales obesos tienen una tolerancia limitada al ejercicio y al calor y más complicaciones a la hora de utilizar anestesia.

Mejor alimento para gatos obesos: pautas y recomendaciones

Además de aumentar la actividad física y enriquecer el ambiente cuando sabemos que nuestro gato está gordo, podemos intentar que pierda peso a través de la alimentación, para lo que deberemos contar con la ayuda de nuestro veterinario para que, en base al consumo actual de nuestro gato, calcule la cantidad que le ofreceremos diariamente para que pierda peso.

Es importante disminuir el consumo de grasa, pero no el de proteína, a la vez que se incrementa el de fibra y agua, por eso el alimento húmedo puede ayudar en estos casos. También es mejor opción racionar en varias veces la comida antes que ofrecerla a libre disposición durante todo el día. Una dieta para reducir peso también puede incluir premios, pero siempre siendo conscientes de las calorías que aportan, que en ningún caso pueden superar el 10 por ciento de la energía diaria. Nuestro veterinario debe controlar la progresión del peso para reevaluar la dieta.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo saber si mi gato está gordo?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Qué es un gato con sobrepeso

Un gato tiene exceso de peso cuando está por encima de su peso ideal. Es decir, un minino que tiene sobrepeso significa que su masa corporal es mayor a la que le corresponde.

En números, eso se traduce a que si su masa corporal supera en más de un 10-15% su peso ideal, es un gato con sobrepeso.

Y se habla de gato obeso cuando este sobrepeso impide una actividad normal o compromete a cualquiera de sus funciones vitales, eso en números se estima que sucede cuando la masa corporal supera entre un 15-20% el peso ideal del gato.

Cuál es el peso ideal de un gato

Si bien es complicado determinar un peso ideal para todos los gatos, hay factores que influyen en el peso como el sexo, la raza, el tamaño, etc.

Teniendo en cuenta estos factores, se han elaborado tablas en las que establecer un peso medio aproximado según el tipo de gato.

Por ejemplo, teniendo en cuenta la raza o el tipo de raza, algunas cifras orientativas son:

  • Gato europeo común: entre 3 – 5 kgs.
  • Gato siamés 2- 4,5 kgs.
  • Gato persa: 3 -5,5 kgs.
  • Gato Maine Coon: 4,5-11 kgs.

La cifra inferior de estos números suele ser el rango de la hembra, y la superior del gato macho. Por ejemplo, en los gatos europeos las hembras suelen pesar entre 3-4 kgs y los machos entre 4-5 kgs.

Qué es un gato obeso

Como decíamos, obesidad es a partir del 15-20% de masa corporal superior al peso ideal. Siguiendo las cifras orientativas anteriores, un gato común macho de más de 6 kgs sería obeso, siempre y cuando no sea un gato de gran tamaño.

La obesidad puede conllevar a muchos otros problemas de salud, por lo que hay que vigilar que nuestros gatos no la sufran.

Un gato obeso suele tener problemas locomotores y cardiovasculares, e incluso puede suceder que la grasa acumulada presione su diafragma, comprometiendo así su capacidad respiratoria.

Un gato con sobrepeso y un gato obeso deberían aumentar su actividad física, pero justo la condición que tienen hace que ocurra todo lo contrario. Es un pez que se muerde la cola, porque cuanto más grasa tiene acumulada, menos se puede mover.

Pasos para comprobar si tu gato tiene sobrepeso

Ya que el tema del peso es tan orientativo, existen otras formas de comprobar si el gato sufre sobrepeso o no.

  1. Observar la forma y el cuerpo del gato. Depende del grado de sobrepeso es posible que con una simple observación se pueda detectar. Un gato visto desde arriba suele tener forma de reloj de arena, pero cuando tiene más masa corporal de la que le corresponde pierde esa forma, porque acumula grasa en el tronco, la barriga y el pecho.
  2. Palpar las costillas. Las costillas del minino son fáciles de notar en la palpación, en caso de que cueste dar con ellas es muy posible que el felino tenga más peso del que debería.
  3. Palpar columna vertebral, hombros, clavícula y esternón. Igual que en el punto anterior, estos huesos están recubiertos por una capa fina de grasa. Si esta capa es tan gruesa que no se notan bien, es un signo de sobrepeso.

En esta tabla elaborada por Hill’s y la Universidad de Tennessee se observan indicadores más detallados de cada parte del cuerpo del minino, en función del riesgo de sufrir poco peso o sobrepeso:

Puedes descargar la tabla en este enlace.

Si viendo lo anterior, sospechas que tu gato tiene sobrepeso, llévalo al veterinario para que determine el grado e indique qué pautas seguir.

Por qué se puede poner gordo un gato

El sobrepeso puede darse por muchos factores, y la obesidad es una enfermedad bastante compleja. Normalmente se simplifica diciendo que el minino está ingiriendo más calorías de las que debería, pero en realidad existen más razones.

Algunos gatos tienen más predisposición a tener sobrepeso u obesidad, ya sea por las condiciones del gato (raza, sexo, etc.) como por otros motivos muy diversos.

Los principales son:

  • La alimentación. Como siempre decimos, la correcta alimentación del gato es clave en todos los aspectos de su vida y, obviamente, en el peso también. Si el gato está teniendo sobrepeso es que está comiendo demasiado, pero sobre todo, está comiendo mal. Una dieta no equilibrada entre pienso y latas, una mala elección del pienso, etc. son algunas de las razones que pueden contribuir a ello.
  • La edad. Los gatos pequeños necesitan más calorías que un gato adulto (y por eso su alimentación suele ser especial y resulta demasiado calórica para gatos que no sean cachorros), la actividad física es distinta en cada etapa, etc. Estas combinaciones hacen que la aparición de sobrepeso se da más frecuentemente en gatos de entre 2 y 12 años, y especialmente de los 5 a los 11 años. Los gatos ancianos no suelen tener exceso de peso porque acostumbran a perder el apetito. Infórmate de la edad de tu gato en este artículo.
  • La actividad física. Un gato que sea más pasivo no consumirá tanta energía, de igual modo que el nivel de actividad varía también con la edad del gato. Si la actividad física del minino no se corresponde con el consumo calórico, empieza a aparecer el sobrepeso, y eso puede conllevar a entrar en el ciclo vicioso de “gato gordo que no se mueve, se vuelve cada vez más gordo”.
  • La temperatura. Además de otros factores del entorno, la temperatura influye en el consumo de calorías. Los gatos que viven en lugares más fríos necesitan más calorías que los que viven en sitios calurosos. Y esta situación también puede variar en función de la estación del año.
  • El hogar y el ambiente. Los gatos que están en espacios cerrados suelen tender a tener menos actividad física y, por lo tanto, a ser más propensos a tener sobrepeso. Los gatos domésticos que tienen acceso al exterior son más activos. Además, el ambiente del hogar también influye. Por ejemplo, si a raíz de un mal ambiente el gato sufre estrés, suele tener más problemas alimenticios. Si el gato es muy tímido y está en una casa donde frecuentemente hay visitas, desconocidos, etc. puede que se pase mucho tiempo escondido y eso repercuta en su alimentación y en su actividad física.
  • La esterilización o castración. Muchas veces se dice que los gatos esterilizados engordan, como si el coger peso correspondiera directamente a ello. Pero lo cierto es que no es una consecuencia directa. Los gatos que conservan su capacidad reproductiva tienen un nivel metabólico más alto y, por lo tanto, necesitan más energía. Es decir, que si un gato come lo mismo antes y después de ser esterilizado, pero si cuerpo no necesita tanto, eso se traducirá en engordar. Además, también hay estudios que defienden que los gatos esterilizados tienden a comer más que antes de la operación, con lo cual el problema ya está servido. Pero la solución nunca debe ser dejar de esterilizar o castrar a los animales, sino vigilar la alimentación del minino después de la operación.
  • Alguna medicación y algunas patologías. Algunas enfermedades hacen que el gato tenga más predisposición a tener sobrepeso u obesidad, como por ejemplo la diabetes. Y también hay ciertos medicamentos que hacen que el minino engorde.

Como humanos que convivimos con gatos, tenemos la obligación de proporcionar a nuestros mininos lo necesario para cuidar cada uno de los factores anteriores en los que podemos influir. Por ejemplo, debemos ofrecerle una alimentación de calidad, jugar con ellos para fomentar la actividad física…

Qué hacer si tu gato tiene sobrepeso

Si después de leer lo anterior, tienes sospechas de que tu minino tiene problemas de sobrepeso, debes llevarlo al veterinario para que compruebe si es así, y paute los cambios necesarios para arreglar el problema.

Seguramente uno de los primeros será el cambio de alimentación del minino, aunque es importante que la pérdida del peso sobrante no sea muy rápida. Los gatos que adelgazan muy rápidamente podrían padecer hígado graso u otras patologías, por lo que es bueno que adelgace poco a poco y con supervisión del veterinario.

Pin
Send
Share
Send
Send