Animales

Glándulas anales de los perros - Todo lo que necesitas saber

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Su perro arrastra el culete por el suelo? ¿Su gato se lame con demasiado frecuencia esta zona pudorosa? Detrás de este gesto canino o felino, a menudo considerado cómico, puede existir, sin embargo, un problema de salud. Los responsables son unos pequeños sacos colocados en la zona de retaguardia de nuestros canes y gatos: son las llamadas glándulas anales. En este artículo se explica qué son y dónde están las importantes glándulas anales de perros y gatos, cómo detectar cuando hay un problema en esta zona y cómo vaciar estos sacos en casa o con ayuda del veterinario.

Glándulas anales del perro: ¿qué son y dónde están?

¿Su perro arrastra el culete por el suelo? Detrás de esta conducta canina, a menudo tomada injustamente de forma cómica, puede haber un problema de salud serio. Y su origen está en las llamadas glándulas anales del animal.

"Los sacos anales son dos pequeñas glándulas situadas dentro del ano de perros y gatos, a ambos lados del mismo, encargadas de liberar una sustancia similar al aceite y muy olorosa", explica la veterinaria Wendy Brooks, en un estudio publicado en la revista científica 'Veterinary Partner'.

Estos elocuentes efluvios traseros son utilizados por los perros y felinos para comunicarse: son potentes señales olfativas que sirven para hacer partícipes a otros canes de que una perra está lista para aparearse, si un can tiene miedo o si, por el contrario, tiene ganas de jugar.

Pero, ¿sabe usted localizar estas importantes glándulas? Esta expresiva animación le ayudará a aprender dónde están las glándulas anales de su perro o gato. Sólo necesita hacer doble clic sobre el dibujo.

Glándulas anales del perro o gato: ¿cuándo hay problemas?

La mayoría de los animales son capaces de vaciar sus sacos anales solos. "Sin embargo, muchos de nuestros perros y gatos domésticos han perdido esta capacidad, por lo que el líquido se bloquea y puede obstaculizar el orificio, causando un problema de salud importante", añade la veterinaria.

La alimentación pobre o no equilibrada de nuestros peludos amigos está muchas veces detrás de estos problemas, que incluyen infecciones y, en el peor de los casos, ruptura de los sacos. Si detecta sangre en la zona, es importante acudir al veterinario de forma urgente.

Los perros que no son capaces de vaciar las glándulas arrastran su culete por el suelo, con la esperanza de que este movimiento les ayude a descargarlas. Los canes y gatos con este problema, además, lamerán su culete de forma insistente o perseguirán su cola para lograrlo con asiduidad.

Otros canes con las glándulas anales obstruidas se muestran incómodos, caminan con sus colas hacia abajo, tapan la zona e, incluso, pueden negarse a caminar, como consecuencia de la molestia.

Vaciar las glándulas anales del perro

Un perro que arrastra su ano por el suelo con frecuencia puede necesitar ayuda para vaciar sus glándulas. La forma más sencilla es acudir al veterinario: el vaciado de los sacos traseros del perro puede ser doloroso para el animal, por lo que unas manos profesionales siempre serán una valiosa asistencia.

Si uno decide intentar el vaciado de las glándulas anales del perro en casa, el primer paso es asesorarse y aprender bien de su veterinario antes de aventurarse.

Los pasos para vaciar las glándulas anales del perro en casa son los siguientes:

  • Trabajar sólo si el perro, el gato y nosotros estamos tranquilos y confiados.
  • Localizar las glándulas anales del perro. Si comparamos la apertura anal con un reloj de manecillas, estas se localizan sobre las cinco y las siete horas.
  • Ponerse unos guantes de látex.
  • El vaciado de las glándulas puede hacerse de forma externa, sólo posible cuando el líquido no es muy espeso: para ello, apretaremos ambos lados del área anal, con cuidado de colocar un pañuelo que recoja el líquido, ya que puede salir disparado.
  • El proceso de vaciado interno es el siguiente (sólo aconsejable en casos difíciles y bajo supervisión veterinaria): colocamos un lubricante y presionamos las glándulas de forma firme pero delicada, entre el pulgar y el índice. Repetir con la glándula opuesta.
  • Parte del líquido puede quedar en la apertura. Los expertos recomiendas limpiarlo con delicadeza, pero no repetir el proceso de vaciado (puede ser doloroso).
  • Para terminar: premie a su peludo amigo: las caricias y las galletas caseras para canes son una gran ayuda.

En este vídeo puede ver, paso a paso, cómo es el proceso de vaciado.

¿Qué son exactamente las glándulas anales?

En la anatomía de perros y gatos encontramos las glándulas anales: están situadas a ambos lados del ano y son del tamaño de una canica aproximadamente. La función principal de las glándulas anales es almacenar una sustancia lubricante que utilizan en el momento de vaciar o defecar para una mejor deposición.

El aspecto del líquido suele ser amarillento o hasta de color marrón, si has encontrado rastros en la cama de tu perro o en el suelo probablemente tu perro sufre un exceso de líquido acumulado.

Además de la función que hemos comentado anteriormente las glándulas anales proporcionan a cada perro una identidad única, es por este motivo que los perros suelen olisquearse el culo: se identifican unos a otros mediante el olor propio.

¿Qué consecuencias puede tener no vaciar las glándulas anales?

Aunque por lo general los perros vacían solos las glándulas anales puede suceder que tengan dificultades para ello como pueden ser la edad, el embarazo u otras circunstancias. Si decides no hacer nada al respecto y tu perro sufre el no poder vaciar sus glándulas puede llegar a derivar en un problema de salud como puede ser:

  • Infección
  • Inflamación
  • Molestias
  • Mal olor
  • Absceso
  • Quistes
  • Adenoma
  • Adenocarcinoma

¿Qué debes hacer para vaciar las glándulas anales de tu perro?

Aunque tu perro no segregue por el hogar ningún tipo de líquido no significa que no tenga una acumulación importante de líquido. Para ello tenemos dos opciones si no queremos hacerlo nosotros mismos: acudir al veterinario o al peluquero canino. Ambos especialistas están acostumbrados a llevar a cabo esta tarea y sin ninguna duda sabrán cómo deben actuar.

Pero si prefieres llevar a cabo esta tarea tú mismo te recomendamos que te sitúes en la terraza y que enfundes tus manos en un par de guantes. Vamos a empezar identificándolas:

¿Cómo vaciar las glándulas del perro?

Una vez sabemos dónde se encuentran las glándulas ya estamos listos para empezar. Deberás hacerte con una gasa que situarás justo en el ano para que la secreción (que en ocasiones puede salir con fuerza) no te impacte en la cara o en la ropa.

Te aconsejamos que además te ayudes de otra persona para que sujete al perro pues la tendencia natural es que intenten sentarse cuando empieces el proceso. Recuerda que puede producir un olor fuerte.

Masajea el culo de tu perro haciendo una suave presión hasta encontrar las glándulas y una vez las tengas identificadas aumenta la presión para que el líquido salga por el ano. ¡Y ya está!

Frecuencia del vaciado de glándulas

Debemos prestar atención a aquellos perros que tengan problemas de acumulación de líquidos en sus glándulas anales como pueden ser perros ancianos ya que de lo contrario podemos propiciar problemas graves mencionados anteriormente. La frecuencia del vaciado de glándulas anales debe hacerse una vez al mes aproximadamente, siempre dependiendo de la acumulación de líquido que sufra el perro.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Glándulas anales de los perros - Todo lo que necesitas saber, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

¿Qué son las glándulas anales y para qué sirven?

Todos los perros y gatos tienen estas glándulas en su ano, una a cada lado del ano. A simple vista no se pueden apreciar, pero si palpamos un poco, podremos ver cómo hay una especie de “pequeña bola” a cada lado del ano. Son del tamaño de un garbanzo más o menos, aunque obviamente influye mucho el tamaño del perro también, cuanto más grande es el perro, más grande es el tamaño de sus glándulas.

Estas glándulas tienen en su interior un liquido de color amarillento oscuro que huele realmente mal, cómo a huevos podridos o incluso peor. La principal función de estas glándulas es la de lubricar el ano del perro cuando defeca, dejando además un peculiar olor extra, gracias a este líquido / lubricante natural.

El mal olor de este líquido es tan peculiar que cada perro tiene el suyo propio, es cómo su huella dactilar. Cuando un perro conoce a otro, normalmente lo primero que hace es olerle el culo…. una forma de saber cómo huele el liquido de sus glándulas anales, para saber si reconoce a este perro por sus heces ¿curioso verdad? después se suelen oler sus parte intimar, para reconocerse por los orines. Ellos usan principalmente el olfato, debemos recordarlo.

Cuando un perro no vacía sus glándulas de forma natural, debemos hacerlo manualmente ya que la inflamación de estas glándulas puede provocar mucho dolor. Además si no se soluciona, puede derivar en abscesos, infecciones, etc… Cuando un perro arrastra el culo por el suelo, se debe normalmente a que tiene picor en su ano, producido por las glándulas anales o por parásitos.

¿Cómo debo vaciar las glándulas anales de mi perro?

Lo primero que debes saber es que si no tienes experiencia o no te atreves con ello, puedes acudir a un veterinario. Ellos están acostumbrados a hacer esto y pueden mostrarte cómo hacerlo, para que en el futuro lo hagas por ti [email protected] en casa.

Cuando los perros no vacían sus glándulas de forma natural, es necesario vaciarlas manualmente una vez al mes. No todos los meses tendrán la misma necesidad y es posible que con el tiempo comiencen a vaciarlas de forma natural nuevamente.

Los pasos a seguir para vaciar las glándulas anales del perro son:

  • Ponte guantes finos de látex, para trabajar con higiene pero con buen tacto.
  • Pide ayuda a otra persona, para que sujete al perro mientras realizar el vaciado.
  • Tranquiliza al perro y levanta su cola, normalmente no se dejan toquetear por el culo…
  • Localiza (palpando) las glándulas anales, sin apretarlas ni nada, sólo localizarlas.
  • Suavemente, estira un poco de ellas hacia fuera a la vez que subes. Es la forma de empujar el liquido que contienen hacia el ano para que salga y se vacíen.
  • El líquido puede salir a presión, no te pongas justo delante. El líquido será amarillento oscuro con un olor muy desagradable, es lo normal.
  • Es recomendable utilizar algunas gasas para evitar que el líquido salga disparado por todos lados….

Cómo todos sabemos, es mucho mejor ver cómo se hace para aprender a hacerlo, así que aquí os dejo un vídeo (está en ingles, pero sólo fijaros en cómo lo hace y en cómo sale el líquido).

Si nuestro perro se queja, es posible que le estemos haciendo daño por apretar demasiado o por no hacerlo bien. Si le duele mucho porque tiene la zona inflamada, quizás la mejor opción es que la primera vez lo haga un veterinario y las demás tu, si es necesario (recuerda, sólo una vez al mes).

Pin
Send
Share
Send
Send