Animales

Características y personalidad de la raza de perro Dóberman

Pin
Send
Share
Send
Send


  • Altura a la cruz: 70 cm como máximo en el macho
  • Peso: 40 kg en el macho
  • Capa: negra y fuego, marrón y fuego, azul y fuego
  • Promedio de vida: de diez a doce años
  • Carácter: altivo, resuelto y enérgico
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: dominante
  • Aptitudes: perro de guarda y de defensa
  • Necesidades del espacio: debe contar por lo menos con un gran jardín y hacer ejercicio
  • Alimentación del Dobermann: de 500 a 650 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: ninguno
  • Coste mantenimiento: bastante elevado

¿Es el Dobermann el perro adecuado para usted?

Si está usted interesado en adquirir un perro tímido, desobediente y muy nervioso, el Dobermann no es para usted. Esta raza es todo lo opuesto. El Dobermann es un perro de trabajo, alerta, leal e inteligente que es tan afectuoso y sensible como el que más. Su físico musculoso, su llamativo color y la voluntad por complacer a su amo han contribuido a su reputación. Aunque su popularidad fluctúa de un año a otro, sigue siendo una de las razas caninas más apreciadas. Es la única raza criada específicamente para proteger al hombre y lo ha hecho, con éxito, durante más de cien años en muchos países.

Personalidad y temperamento

Este atleta observador, valiente y bien adiestrado es uno de los perros de trabajo más versátiles (por no decir el que más). Se le puede adiestrar para que compita en las pruebas de obediencia, de trabajo y de Agility y es un extraordinario perro en las exposiciones de belleza. Su deseo de trabajar para su propietario y el hecho de que sea tan fácil de adiestrar ha permitido que desempeñe un gran papel como perro policía y para la guerra. Los departamentos de policía de todo el mundo siguen utilizando esta raza para rastrear y aprehender a los delincuentes. La infantería de marina estadounidense y otras secciones militares utilizaron perros de esta raza para varias tareas durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, fue en este conflicto donde el Dobermann se ganó su reputación como perro fiero con un carácter salvaje. Este desgraciado estigma es, mayoritariamente, más un mito que un hecho, especialmente en el Reino Unido y los Estados Unidos.

Cuando es adiestrado y puesto en forma adecuadamente, el Dobermann es un perro equilibrado, fiable y digno de confianza. Su lealtad hacia la gente a la que quiere es insuperable. Ofrece una constante fidelidad y afecto a aquellos que los quieran para sí. El que la raza sea, a veces, temida y no se confíe en ella es algo bastante desalentador. Comprender al Dobermann es comprender su temperamento. Como perro guardián y de vigilancia, su función y su principal objetivo es el de proteger. Esta protección incluye su propiedad y la gente que tenga la fortuna de compartir su vida con el perro. El adiestramiento responsable y la sociabilización temprana son importantes para mantener controlada su naturaleza protectora. Proteger no significa que se deba adiestrar al perro para que muerda a los extraños o, peor todavía, ataque a los amigos o a los miembros de la familia. Si estos perros son demasiado agresivos y muestran signos de que no se puede uno fiar de ellos, pueden ser extremadamente peligrosos para cualquiera que esté a su alrededor.

El Dobermann y los niños

Una de las primeras preguntas que suelen hacerse antes de que una familia adquiera un perro, sea de la raza que sea, es su adaptabilidad a los niños. Incluso aunque no vivan niños en la casa, es fácil que el perro se encuentre, en cierto momento, con ellos. De nuevo, la sociabilización temprana es extremadamente importante en cuanto a la voluntad de la raza a aceptar a los niños y a cualquier otro individuo que no le resulte familiar y que se crucen en su camino. Si el perro es adquirido a una corta edad (de ocho a diez semanas), la adaptabilidad será mucho más fácil. Si el ejemplar es adquirido con una edad mayor y ya ha desarrollado una desconfianza o un desagrado respecto de los niños, podría encontrarse con un problema. El joven Dobermann aceptará rápidamente a los niños como apreciadísimos miembros de la familia y se acostumbrará a ellos desde el principio, al tiempo que desarrolla su naturaleza protectora. En el caso del perro con una mayor edad, puede que le lleve más tiempo entablar una relación de confianza con ellos.

Poner en forma y ejercitar a su Doberman

Antes de salir corriendo y escoger un Dobermann como mascota, existen muchas cosas a tener en cuenta. ¿Es usted la persona adecuada para este perro? ¿Lleva un ritmo de vida activo? ¿Puede controlar con total confianza a este animal fuerte y musculoso? ¿Dispone de espacio para que satisfaga sus enormes necesidades de hacer ejercicio? Éste es el tipo de pregunta que deberá hacerse de forma concienzuda antes de tomar una decisión y comprometerse con las obligaciones sociadas a la propiedad de un perro.

Aunque el Dobermann se adapta bien tanto a la vida en la ciudad como en el campo, es una raza grande y activa que necesita una cantidad de espacio adecuado para correr y mantenerse en forma. Si el perro no dispone de un jardín amplio para quemar energías, debe proporcionársele un paseo largo y a un ritmo rápido por un parque o por el campo, y ello diariamente. El ejercicio es importante para esta raza, no solo físicamente, sino también psíquicamente. El Dobermann es una raza muy inteligente que necesita estímulos psíquicos y retos constantes. Si la capacidad mental de este perro no es estimulada, se aburrirá rápidamente y buscará formas de entretenerse, lo que generalmente da como resultado un comportamiento destructivo a expensas de las pertenencias de su propietario.

Las responsabil >

Por razones de seguridad obvias, no se puede insistir lo suficiente en que debe tener usted un control total sobre su Dobermann en todo momento. No hay nada más peligroso que una persona que no puede controlar, físicamente, a su perro. En el caso de esta vigorosa raza, el peligro es todavía mayor. El Dobermann es extremadamente inteligente y a medida que madure pondrá a prueba el dominio de su amo de vez en cuando. El talante posesivo y protector de esta raza se desarrolla generalmente cuando tiene entre seis y nueve meses de edad. A medida que el perro madura, su temperamento debería tornarse más fiable. Por su propia seguridad y por el bienestar de los demás, el perro debe ser tenido bajo control tanto dentro como fuera de casa. El Acta de Perros Peligrosos aprobada en el Reino Unido y otras normas restrictivas similares en vigor por todo el mundo prohíben que esta raza deambule suelta. Los perros sueltos suponen un gran peligro para el público y pueden ser capturados por los perreros. Se debería llevar al Dobermann sujeto por su correa en todo momento y cualquier ejercicio en que el perro corra libremente, debe llevarse a cabo en zonas donde se le pueda controlar adecuadamente y que estén alejadas de lugares donde haya otras personas.

Ser el propietario de un Dobermann puede ser una experiencia gratificante y muy satisfactoria. De todas formas, si decide tener uno, debe aceptar las responsabilidades que esto conlleva. Aunque es una raza encantadora con muy pocos aspectos negativos, es importante respetar las posibles preocupaciones que puedan manifestar sus vecinos acerca de su estabilidad. Sin mostrar ningún signo de agresividad, incluso el Dobermann más tranquilo y educado puede ser muy intimidador. Mantenga a su perro tranquilo, con buenas maneras y sin ningún tipo de conducta no deseable y así se topará con muy poca prevención por parte de sus vecinos.

Preocupaciones acerca de la salud del Dobermann

En general, el Dobermann es una raza canina muy sana. De todas formas, habrá ocasiones en las que su perro pueda verse afectado por algún tipo de enfermedad. Existe un cierto número de problemas leves que debería poder tratar por su cuenta,sin tener que visitar al facultativo. Si no está seguro, siempre es mejor llamar al veterinario en lugar de intentar el tratamiento de algo que no conozca.

Al igual que muchas otras razas caninas, el Dobermann puede tener problemas en la piel y la capa. Estos problemas cutáneos suelen ser provocados por parásitos, hongos, hormonas o reacciones alérgicas, pero algunos son hereditarios. El síndrome del «Dobermann azul» o alopecia de dilución del color es un problema persistente asociado a los Dobermann azulados. Los perros suelen estar afectados ya al nacer presentando calvas en diversas partes del cuerpo. No se puede curar, pero alguno de los síntomas puede controlarse y tratarse con champúes medicamentosos y ungüentos recetados por el veterinario.

La enfermedad de von Willebrand consiste en un defecto en la coagulación de la sangre que afecta a muchas razas, entre las que se incluye el Dobermann. Dependiendo de la gravedad del problema, a los perros les pueden salir cardenales con mucha facilidad o tener hemorragias por la nariz o la boca. La enfermedad es hereditaria y se pueden hacer pruebas para ver si el animal la padece. Obviamente, los perros que muestren tendencia a tener hemorragias deberían ser sometidos a pruebas antes de pensar en utilizarlos como animales reproductores.

El hipotiroidismo es un problema muy común en los perros. Algunos síntomas tempranos de esta enfermedad son la pérdida de pelo, un comportamiento letárgico y una piel mate o seca. Un simple análisis de sangre confirmará el problema y, generalmente, las diversas medicaciones lo corregirán.

La inestabilidad cervical vertical (ICV) o síndrome del tambaleo está causado por una anomalía en las vértebras cervicales. El problema provoca presión sobre la médula espinal y esto causa una inestabilidad sobre las extremidades posteriores del animal. Sorprendentemente, se ha documentado este problema, con diferentes grados de gravedad, en muchos Dobermann. La causa sigue siendo incierta y algunos expertos especulan que el problema tiene que ver con la conformación general del perro, la dieta o quizás incluso con factores hereditarios.

La atrofia progresiva de la retina (APR) está provocada por la degeneración de las células de la misma. El problema se suele dar en los lebreles, aunque se da con menos frecuencia en los Dobermann. Los primeros síntomas de este problema incluyen la pérdida de visión nocturna. El problema empeorará hasta que el perro quede casi o completamente ciego. Desgraciadamente no existe tratamiento alguno para estos casos y todos los ejemplares que den positivo en las pruebas para confirmar o descartar la APR deberían ser eliminados de los programas de cría.

La cardiomiopatía dilatada consiste en un problema en el que el músculo cardiaco se vuelve más delgado y se estira y es incapaz de bombear adecuadamente. Los perros afectados suelen sucumbir a un fallo cardiaco. Algunos Dobermann con cardiomiopatía dilatada tienen bajos los niveles de L-carnitina (un aminoácido) en el músculo cardiaco. Estos perros responden, a veces, a la suplementación con carnitina.

La «boca torcida» y la deficiencia de cinc no son muy comunes, pero se han descrito los suficientes casos en esta raza como para incluirlas en esta sección. La «boca torcida» consiste en una anomalía dental en la que sólo un lado de la cabeza tiene un cierre adelantado o retrasado. La deficiencia de cinc viene como resultado de la incapacidad del perro para utilizar este elemento. Los síntomas más comunes son pequeñas calvas. Una pastilla diaria de sulfato de cinc corregirá el problema.

Si deseas saber más sobre el Dobermann te recomendamos la publicación de la editorial Hispano Europea Dobermann Serie Excellence:

Convivencia

Los dóberman son perros fuertes y enérgicos que necesitan practicar mucho ejercicio. Si no lo practican, tienen más probabilidades de volverse irritables o incluso agresivos. Pueden adaptarse bien a la vida en un piso si practican ejercicio a diario.

Una cuidadosa socialización y adiestramiento en obediencia desde muy jóvenes son esenciales para esta raza. Los dóberman responden muy bien al refuerzo positivo.

No se necesita ningún adiestramiento en protección especial para quien quiera un buen protector familiar. De hecho, los expertos en dóberman suelen desaconsejar el adiestramiento en protección, ya que podría dar derivar en sobreprotección y agresión.

Se atribuye el desarrollo de esta raza, a finales del siglo XIX, a un alemán llamado Louis Dobermann, un recaudador de impuestos que quería un fiero perro guardián para que le acompañase en sus visitas. Dobermann también llevaba la perrera local, donde tenía acceso a muchos animales extraviados.

Nadie lo sabe con seguridad, pero se cree que Dobermann cruzó muchas razas para obtener el dóberman. Algunas de las razas que podría haber utilizado son el rottweiler, el pinscher alemán, el gran danés, el pastor alemán, el Manchester terrier, el galgo inglés y el pastor de pelo corto.

Aunque inicialmente se criaban y se siguen utilizando en todo el mundo como perros guardianes, los dóberman también han sido perros policía y militares, perros de rescate y perros para terapias.

Todo sobre la raza de perros Dobermann

(Foto via: websanimales)

Seguramente cuando piensas en los Dobermann, lo asocias a perros violentos, y es que cuando vemos a esta raza en la televisión, normalmente suele ser relacionándolos con un caso aislado. Por norma general, la raza se caracteriza por un carácter bastante equilibrado.

La mayor parte de las veces, cuando un perro se vuelve agresivo, es debido a dueños inconscientes y descerebrados, que han potenciado que su mascota se vuelva así.

Historia de la raza Dobermann

Los primeros ejemplares de la raza Dobermann, aparecieron sobre el año 1885, y son el resultado del cruce de varias razas (aunque no se sabe realmente cuales), y es que Friedrich Louis Dobermann, al tener que transportar grandes sumas de dinero, a modo de protección, buscó rodearse de perros fuertes, y de aspecto duro.
Se puede decir, que es una raza que despertó mucho interés, lo cual provocó que siguiesen cruzando y mejorando la raza.

Carácter de los Dobermann

Los Dobermann, se caracterizan por ser inteligentes, y altivos. También se caracterizan por ser algo dominantes y por tener un fuerte carácter.


Aunque es un perro bastante independiente, es una mascota que siente bastante apego hacia sus dueños. Tanto es tal que tiende a proteger al territorio que considera “hogar” por lo que es un buen perro de vigilancia. También se caracteriza por ser un perro muy observador.

¿Qué ocurre con los niños? ¿Puedo tener un Dobermann si tengo niños? El Dobermann es un perro que no tiene problemas con los niños, no obstante si estos son especialmente ruidosos o problemáticos, lo mejor es que optes por una raza con más paciencia. No obstante, si estás pensando en adoptar un cachorro de Dobermann, lo mejor es educarle desde muy pequeño, recuerda, ¡si educas a tu perro correctamente, nunca será agresivo!

Reconocer a un perro de la raza Dobermann

En cuanto al aspécto físico, los Dobermann se caracterizan por ser una raza muy fuerte y musculosa, aunque a diferencia de otras razas, cuentan además con una figura muy atlética y elegante.
Aun en la actualidad, en algunos lugares, se les recortan las orejas, buscando dejarles una forma levantada y puntiaguda. Pero cada vez más se está prohibiendo esta práctica.
Su pelaje suele ser corto y áspero.

Cuidados que necesita un Dobermann

(Foto via: tucutu)

Para evitar que el Dobermann desarrolle un carácter dominante, lo mejor es que el dueño sea firme y autoritario por otro lado, también tendrá que tener una dosis extra tanto de calma como de paciencia con el cachorro de Dobermann ¿No sabes si vas a ser capaz de educar a tu Dobermann? ¡Sin duda, cuenta con los servicios de un adiestrador profesional!
Aparte de esto, recuerda que el Dobermann tiene un pelaje corto, por lo que los lugares de clima frio, ¡no son para el!

¡No te olvides de sacarle a pasear bastante a menudo! recuerda que es una raza muy atlética

Problemas de salud frecuentes en los Dobermann

La raza de los Dobermann, se caracteriza por perros con una salud muy fuerte, no obstante tiene algunos puntos flacos, entre los que se encuentran:

¿Piensas que tu Dobermann tiene algún problema de salud? No lo dudes más, ¡consulta a tu veterinario! Es el profesional que te dará diagnóstico y tratamiento personalizado para tu mascota.

(Foto via: pinterest)

¿Estás pensando en comprar un cachorro de Dobermann? ¡Te contamos los consejos que necesitas!


Si estás pensando en comprar un cachorro por internet, ¡recuerda! Puede tener algunos riesgos. Lo mejor es ser un poco precavido y tomar algunas precauciones, ¿qué consejos puedes seguir?

  • Antes de decidir comprar el cachorro, ¡pregunta al criador todas tus dudas!
  • ¿El criador quiere hacer algún tipo de seguimiento del cachorro?¿Se le ve implicado?
  • ¿Tienes alguna referencia de clientes anteriores? ¿Tienes alguna referencia del criadero?
  • Si quieres comprar un cachorro con pedigree, asegúrate de que este se encuentre en regla, si el criador te está dando excusas, ¡desconfía! Y es que tramitar el pedigree de un cachorro es bastante barato.
  • Asegúrate de que los perros de ese criador están inscritos en el LOE
  • ¿Tienes alguna garantía de la salud del cachorro? ¿Y de la de los padres? ¿Han tenido algún problema de salud los padres?
  • Asegúrate de que te entrega la cartilla del cachorro al día, con todo en orden.
  • ¿Vas a ir a recogerlo personalmente? Pídele que te muestre sus instalaciones.
  • ¿El cachorro es demasiado pequeño? Recuerda que los cachorros tienen que estar un mínimo de 2 meses junto a su madre, ¡que no intente acelerar el proceso!


¿Te animas a tener un Dobermann en casa?

Características de la raza de perro Dóberman

Todos sabemos que son perros de gran tamaño, de pelo corto negro y fuego pero… ¿sabes cuantos años viven de media? ¿cuanto pueden llegar a pesar? ¿cómo es su carácter? Veamos en detalle todos estos interesantes datos.

Altura de entre 65 y 70 cm en machos y entre 60 y 65 cm en hembras
Peso de entre 40 y 45 kg los machos y entre 30 y 35 kg las hembras

Pelo corto, fino y sedoso. Color negro y fuego

Carácter leal, obediente, inteligente, activo y guardián
Salud fuerte, algo delicado de estómago y propenso a problemas cardíacos
Esperanza de vida estimada de entre 10 y 14 años

¿Sabías que……? ¿Algunas personas les cortan el rabo y las orejas para que parezcan más agresivos, pero que esa práctica está penalizada por la ley? No mutiles a tu perro, el no se lo merece.

La curiosa historia del perro Dóberman

El Dóberman es una raza de perro bastante reciente, dentro de la historia canina. Apareció por primera vez hacia 1885 en la pequeña ciudad de Apolda, en Alemania. Se dice que entre sus antecesores se encuentran el Pinscher, el Dogo, el Pastor de Beauce e incluso el Rottweiler… Es un imponente guardián que con solo su presencia disuadirá a muchos posibles “cacos”.

Dentro de las razas de perros grandes, el “Dob” como se conocía cariñosamente a los Dóberman, es uno de los mas selectos. El ejercito Alemán contó con casi 6.000 de estos perros en la guerra durante 1914 – 1918 y es que estos perros, no solo son grandes guardianes, sino que son fuertes y resistentes, además de intrépidos. Su fama no está injustificada, siempre está en estado de alerta.

¿Cómo es el carácter de la raza Dóberman?

Cómo en la mayoría de las razas el carácter está fuertemente marcado a la educación que reciba desde cachorro, por lo que no se puede afirmar que el Dóberman sea un perro agresivo o peligroso, a no ser que esté mal educado.

En realidad se trata de perros muy juguetones y activos, a los que les encanta hacer ejercicio con su dueño. Muy cariñosos incluso con los más pequeños de la casa (niños) y sobre todo, pacientes.

En pocas palabras, es una raza con un gran corazón que te conquistará desde el primer día. Sin embargo, debes recordar que también son perros muy inteligentes y que casi siempre están alerta, es decir, son excelentes perros guardianes.

Por lo que debes asegurarte de que ningún extraño entre en tu hogar sin tu permiso, pues lo podría interpretar cómo una intrusión y crear una situación de mucha tensión.

Cuidados para un perro de raza Dóberman

Nunca lo condenes a estar atado y/o aislado del mundo, no es un perro para ello, en realidad, ningún perro merece ese castigo. Necesita de la compañía de su familia y disfrutar del aire libre a diario, con largos paseos.

A pesar de que no es un perro muy pesado o de tamaño gigante, su apetito es voraz por lo que precisa de una gran ración de comida diaria. Este apetito se deriva de su gran actividad física.

Pasearlo a diario para que libere su exceso de energía es obligatorio, de lo contrario podría adoptar conductas inapropiadas e incluso padecer estrés. No es un perro para pasear tranquilamente, ya que adora el ejercicio.

Un baño mensual es más que suficiente para que se mantenga limpio, su pelo corto y fino no se ensucia con facilidad. Aunque uno o dos cepillados por semana son altamente recomendables.

Problemas de salud frecuentes en perros Dóberman

Se trata de un perro bastante sano que apenas presentará problemas de salud si llevamos su vacunas y revisiones veterinarias al día. Sin embargo, por mera genética esta raza es bastante propensa a ser delicada de estómago.

Si se da el caso, precisará de una alimentación natural altamente digerible cómo la comida BARF, evitando piensos comerciales que dificulten sus digestiones.

Otro de los posibles problemas que puede presentar esta raza son los soplos cardíacos, por lo que a pesar de ser un perro que requiere de ejercicio, no es recordable llevarlo al límite (lo ideal es que el nos marque los topes).

Cómo adiestrar a un perro de raza Dóberman

La mejor forma de educar a esta raza es desde que son muy jóvenes, los cachorros de Dóberman aprenden rápidamente gracias a su gran inteligencia. Desde que apenas tienen tres o cuatro meses podemos comenzar a enseñarles ordenes básicas.

Dado que en su edad adulta pueden ser peligrosos debido a su fuerza y tamaño, debemos centrarnos en ordenes fundamentales cómo “No!”, “Aquí!” o “Sentado”, ordenes muy sencillas pero capaces de sacarnos de muchos apuros en caso de darse una situación tensa.

Debido al carácter cariñoso de esta raza debemos evitar por completo cualquier castigo físico, fomentando la educación con técnicas de refuerzo positivo.

Por lo demás simplemente debemos educarlo cómo a un cachorro normal, dándole la educación y el cariño que se merece. Dejando que juegue, que se socialice con otros perros y personas, que aprenda a descubrir el mundo que le rodea.

En resumen, debemos centrarnos en unos pasos muy sencillos pero fundamentales para adiestrar a un Dóberman:

  • Enseñarle las ordenes básicas y que las respete ante cualquier situación.
  • Socializarlo con otros perros y personas desde cachorro.
  • Hacer ejercicio diariamente.
  • Nunca, bajo ningún concepto ser agresivo con un Dóberman o enseñarle comportamientos / ordenes agresivas o de ataque.

Consejos prácticos

Hace años se decía que el Dóberman era el perro más peligroso del mundo, o por lo menos de los más peligrosos… luego llegó el turno del Pitbull. No hagas caso de esas leyendas urbanas, un Dóberman es un perro fantástico que te cautivará desde cachorro.

Se dice que su cerebro crece mucho, de forma que llega el momento en el que no cabe en su cráneo, haciendo que se vuelva loco. Otra leyenda urbana sin fundamento a la que no debemos hacer caso, pues es totalmente falsa.

Disfruta de tu Dóberman y pasa grandes momentos con el, si eres activo y te gusta el deporte, ambos disfrutaréis de grandes sesiones de footing o bikering. Olvida los falsos rumores y recuerda que es un perro cómo otro cualquiera, un buen perro.

Pin
Send
Share
Send
Send