Animales

Dieta blanda para perros estreñidos

Pin
Send
Share
Send
Send


Si alguna vez tu perro se pone enfermo, igual que nos ocurre a nosotros, es mejor que no siga su dieta habitual durante esos días delicados. Elegir la mejor dieta blanda para perros es muy importante para que se recuperen completamente y vuelvan a tener su ritmo digestivo normal.

¿Quieres saber cuál es la mejor dieta blanda para perros? Todo lo que necesitas está en este artículo, ¡no te lo pierdas!

Por qué elegir una dieta blanda para perros

La dieta que te vamos a recomendar en las próximas líneas está especialmente pensada para perros con problemas pasajeros de vómitos o diarreas, es decir, perros enfermos del aparato digestivo. Lo primero, por supuesto, será acudir al veterinario al observar los primeros síntomas para que pueda realizar un diagnóstico acertado.

Recuerda que siempre debes seguir las indicaciones de tu veterinario, no mediques ni hagas cambios drásticos en la alimentación de tu perro por tu cuenta. Cuando el veterinario te indique que puede volver a comer, su ritmo de ingesta será diferente hasta haberse recuperado por completo, y también serán diferentes los ingredientes de su dieta.

Empecemos por las cant > (Foto via: woow)

El tamaño de las raciones de nuestros animales suele ser una duda para muchas personas. Nosotros no podemos saber cuándo tienen o dejan de tener hambre, ya que no nos lo pueden decir. De hecho, muchos perros nunca llegan a saciarse, de modo que comen todo lo que les demos aunque no lo necesiten, desarrollando obesidad. Por eso es muy importante saber controlar la cantidad diaria adecuada de alimento para nuestros perros.

El veterinario sabrá indicarte qué cantidad diaria de alimento le corresponde a tu perro y en cuántas tomas diarias, en función de factores como su edad, peso y actividad física. Otro indicador que te puede orientar son las tablas de racionamiento que incluyen los sacos de pienso. La cantidad de alimento que ingiere un perro enfermo o convaleciente es igual o muy similar a la que consume cuando está sano, la diferencia estará en los componentes.

Las proporciones adecuadas de alimento son:

  • 75 – 80% carne o pescado (sin huesos ni espinas).
  • 20 – 25% vegetales.

Carne y pescado en la dieta blanda para perros

A la hora de elaborar una dieta blanda para perros, busca carnes y pescados bajos en grasa para facilitar la digestión. Te recomendamos que la carne se la des cruda, ya que cocinada es algo más complicada de digerir para ellos, eso sí, tienes que haberla congelado antes para eliminar posibles bacterias. El pescado debe ser cocinado, a la plancha o al horno. Procura no dar a tu perro carne o pescado hervidos, ya que con este tipo de cocción desarrollan unas toxinas perjudiciales para su salud.

Las carnes y pescados más recomendables para las dietas blandas para perros son las carnes blancas como pollo, pavo o conejo y los pescados blancos, como por ejemplo la merluza. El cerdo, la ternera y los pescados azules es mejor evitarlos.

El papel de los vegetales en la dieta blanda para perros

¡Los perros no pueden comer cualquier fruta o verdura! No todas les sientan bien, de hecho algunas, como por ejemplo las uvas, son tóxicas para ellos. Las frutas y verduras que elijas para la dieta blanda para perros deben ser de fácil digestión y ayudar a asentar el estómago.

Lo mejor es darlas cocidas y bien trituradas, para que sean más fáciles de digerir pero conserven todos los nutrientes.

¿No sabes qué frutas y verduras son apropiadas? Por ejemplo, la yuca, la manzana (desecha el corazón, las pepitas tienen cianuro y son venenosas para los perros), zanahoria, calabaza… Evita por ejemplo la patata, el almidón no es fácil de digerir cuando el organismo no está en buenas condiciones.

Por supuesto, todos los ejemplos de comida que te damos son orientativos, ¡cada perro es un mundo! Observa bien cómo reacciona a los alimentos que le das y ve adaptando la dieta blanda para perros según lo necesite.

Cómo distribuir las tomas en la dieta blanda para perros

La cantidad de las tomas es un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de elaborar una buena dieta blanda para perros. Lo mejor es hacer varias pequeñas tomas a lo largo del día en lugar de darse un atracón. El organismo necesita irse acostumbrando nuevamente a digerir alimentos con normalidad y hay que ir poco a poco.

Si distribuyes su comida en 4 o 5 pequeñas tomas al día, su sistema digestivo tendrá tiempo suficiente para irlo gestionando, trabajando despacio y sin verse sobrecargado. Con esta dieta blanda para perros deberías observar que mejora en dos o tres días, en caso de no ser así, lo mejor es volver al veterinario y contarle el proceso que has seguido.

Dieta blanda para perros estreñ >

Cambiar las pautas de alimentación resulta imprescindible cuando nuestro perro muestra alteraciones en la regulación del tránsito intestinal. La dieta blanda se forma a partir de alimentos de textura y sabor suaves que no sobrecarguen el trabajo del sistema digestivo y que en este caso concreto permitan una mejor y más regular evacuación de las heces.

En la dieta blanda no se pueden incorporar alimentos picantes, sal, ni aceites, por el contrario, esta dieta debe basarse exclusivamente en una combinación de los siguientes alimentos:

  • Carne hervida de pollo, conejo y pavo sin piel
  • Merluza hervida
  • Arroz blanco hervido
  • Huevos revueltos
  • Zanahoria, patata y calabaza hervida

Es importante hervir bien los alimentos y retirar la piel de todos ellos, para optimizar los efectos terapéuticos de la dieta es necesario repartir la comida diaria en 4 o 5 tomas, de este modo, deberías empezar a notar una mejoría en el estreñimiento de tu perro en aproximadamente 2 o 3 días.

Otros consejos para tratar el estreñimiento en perros

Una de las causas más habituales del estreñimiento en perros es la falta de ejercicio físico, por lo tanto, para prevenir esta situación es imprescindible que el perro se ejercite de forma diaria, siempre teniendo en cuenta sus propias limitaciones y sin sobrepasarlas. Puedes sacar algunas ideas en nuestro artículo sobre ejercicio para perros adultos.

Junto con el ejercicio físico diario, una adecuada ingesta de agua es prioritaria y debemos supervisar que el perro beba de forma frecuente durante todo el día.

Si alimentamos a nuestro perro con comida casera, una vez haya finalizado la dieta blanda una buena opción es incluir aceite de oliva de forma cotidiana en su alimentación, de este modo, el tracto intestinal estará más lubricado y se facilitará la evacuación de heces.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dieta blanda para perros estreñidos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas intestinales.

Objetivos de una dieta blanda para perros con diarrea

Una dieta blanda está indicada, principalmente, para perros que sufren diarrea, pero también otros problemas de salud, como te explicamos a continuación:

  • Problemas digestivos como diarrea y/o vómitos
  • Falta de apetito
  • Transición de alimento comercial a dieta natural casera
  • Recuperación de cirugías
  • Algunos tipos de cáncer

No obstante, independientemente del problema de salud que sufra, los objetivos de la dieta blanda serán los mismos, que el perro esté nutrido, hidratado y que pueda digerirlo fácilmente. Siempre, según las causas, nuestro veterinario nos dará el mejor consejo. En los animales más debilitados, la carga energética deberá ser alta, por lo que debemos poner más énfasis en proteínas y calorías.

Ingredientes a escoger para la dieta blanda de un perro con diarrea

Si nuestro perro está sufriendo diarrea, debemos entender que tendrá hambre y probablemente estará deshidratado, por lo que debemos evitar que sufra un empacho. Empezaremos ofreciéndole pequeñas raciones para ver cómo las tolera.

No es cuestión de ingerir todo lo que ha perdido ni que sufra hambre, pero tenemos que ir con cuidado. Nuestra dieta deberá estar formada con los siguientes porcentajes:

  • 80% de carne vacuna o pollo o pescado sin grasas ni huesos
  • 20% frutas y/o verduras

Dentro de las carnes (o pescados) elegiremos las que contienen menos grasas como pollo, conejo, pavo o merluza. Debemos darla cruda, ya que la cocida siempre es más difícil de digerir. Para los que no se animan a la carne cruda por miedo a la salmonella, aunque a sus perros les encantará, pueden hacerla a la plancha vuelta y vuelta o semicocida (cocinada por fuera pero crudas por dentro). Evitemos utilizar condimentos, aunque sí podemos añadir un poquito de sal para estimular que beban agua, ya que por la diarrea pierden grandes cantidades de líquidos. No obstante, recuerda que la sal no es buena para los perros, por lo que únicamente la emplearemos en este caso.

Las verduras y/o frutas deben ser de fácil digestión como manzana, zanahoria, calabaza, patata, etc., evitando verduras de hoja o cítricos. Si las cocinamos pueden ser más digeribles que crudas. Podemos hervirlas.

También podemos añadir unhuevo revuelto o a la plancha en pequeñas cantidades, puesto que es muy nutritivo y reforzará las defensas junto con un gran aporte de calcio.

Si lo recomendado es una dieta líquida, que suele ser específica después de cirugías y, en especial, del tracto digestivo, podemos elegir un caldo de pollo natural (no industrial). Herviremos pollo con agua y un poco de sal, pero nunca empleando verduras como la cebolla o el puerro, que pueden perjudicar el estado del animal. Con el caldo lograremos hidratarlo y estimular poco a poco su apetito, hasta que pueda tolerar los sólidos. También podemos hacer una sopa de arroz espesa.

Tomas al día

Recordemos que un perro enfermo estará delicado y, a medida que comience a sentirse mejor, demandará más comida que, en ocasiones, debemos regularle para no volver a enfermarlo. Las tomas de la dieta para un perro con diarrea deberán ser repartidas, entre 4 a 5 veces diarias en un perro adulto (normalmente comen 1 a 2 veces al día) en menor cantidad. De esta forma, ayudaremos a que el tracto digestivo trabaje y evitaremos sobrecargas indeseadas.

Normalmente, la diarrea puede durar entre 2 y 3 días y tendríamos que observar una evolución, pero recuerda que la flora intestinal necesitará repoblarse y esto lleva su tiempo. Para mejorar la flora intestinal, también podemos añadir yogur o kéfir a la dieta, por su riqueza en probióticos, siempre en pequeñas cantidades. Otra cosa a considerar es que podemos hacer un puré con todos los alimentos para favorecer la digestión y para que asimile mejor los nutrientes.

Si deseas leer más artículos parecidos a Dieta blanda para perros con diarrea, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

¿En qué casos debemos sustituir el pienso por la dieta blanda?

En todas aquellas situaciones en los que el aparato digestivo de nuestro perro se encuentre afectado, debemos suministrarle dieta blanda.

También en durante las convalecencias, postoperatorios, intoxicaciones u otro tipo de afecciones que cursan con debilidad general.

Los perros de edad muy avanzada y/o que han perdido demasiadas piezas dentales, también pueden requerir de la administración de la dieta blanda.

Alimentos utilizados en una dieta blanda

La dieta blanda se compone de la combinación de alimentos pensada para facilitar su masticación, digestión y absorción de agua. Además suministra todos los macronutrientes necesarios para preservar la salud del animal.

Al ser húmeda, en lugar de seca, contribuye a compensar la deshidratación que se produce en los casos de afecciones del tracto digestivo (diarreas, gastritis o gastroenteritis, etc.).

También suele administrarse en los casos en que el perro ha pasado por un trauma (abandono o aislamiento prolongado) o después de un ayuno prolongado o forzoso.

El tipo de alimentos que componen la dieta blanda no son siempre los mismos. Tenemos que diseñar la dieta en función de las circunstancias del perro y sus necesidades nutricionales.

Generalmente y salvo en el caso de intolerancias o alergias, puede ser bastante variada, siempre y cuando esté compuesta por alimentos naturales, fáciles de digerir y provea del mayor valor nutritivo posible.

Seguirán siendo el componente principal de la dieta, pero procurando que provenga de carnes magras o animales con la menor cantidad de grasa posible, como pollo, pavo o pescado.

No se deben cocinar en exceso y siempre deben estar cocidas o cocinadas al vapor, sin usar nunca ningún tipo de aditivo cómo sal, aceites o especias. Además, deben estar libres de huesos.

Siempre que nuestro perro no sea alérgico a alguno de estos ingredientes, unos muslos de pollo deshuesados y cocidos pueden ser una gran opción, además de económica.

Frutas y verduras

Las frutas y verduras no están muy recomendadas en casos de gastroenteritis (diarreas) pues aportan mucha fibra. Pero en otras patologías son muy beneficiosas por la cantidad de vitaminas que aportan.

Las frutas deben estar siempre crudas y a ser posible, trituradas.Siempre sin hueso ni pepitas. Recuerda que no todas las frutas son aptas para perros, puedes ver la lista aquí:

Las verduras por contra, deben estar siempre hervidas, algunas verduras utilizadas en dieta blanda son las zanahorias o la calabaza.

¿Cuando comenzar con la dieta blanda?

Si nuestro veterinario nos la ha prescrito, será el quien nos indique cuando debemos comenzar a administrarla. Si somos nosotros mismos quienes hemos decidido alimentar así a nuestro perro, dependerá del tipo de problema digestivo que tenga.

Por ejemplo un perro con gastroenteritis, es habitual que esté un día en ayudo (sin comer, pero con agua a su disposición siempre para que no se deshidrate) y comenzar al día siguiente con un poco de dieta blanda sin fruta ni verdura.

Para perros que han pasado por situaciones de estrés pero que no presentan patologías digestivas, podemos comenzar desde el primer día con una dieta blanda completa.

Es preferible que, al comienzo de la dieta blanda, las raciones sean pequeñitas y esperemos a ver cómo le sientan. Podemos aumentar ligeramente el número de raciones, para compensar la cantidad.

Suplementos en la dieta blanda

Otro de los propósitos que debería cumplir la dieta blanda para perros enfermos es la de restablecer la recuperación de su flora intestinal.

Este objetivo forma parte del equilibrio necesario para acelerar su recuperación y evitar recaídas y otros problemas derivados del debilitamiento de su sistema inmunológico. En este sentido, resulta muy conveniente enriquecer la dieta blanda con alimentos de alto valor probiótico, como los quesos bajos en grasa o el yogur.

Si nuestro perro tiene diarrea, debemos evitar este tipo de suplementos

Situaciones a tener en cuenta

Si nuestro peludo amigo se encuentra deshidratado o en el caso en los que la ingestión de alimentos sólidos le provoque demasiadas molestias, podemos comenzar la dieta blanda a base de caldos de aves de granja.

Los caldos deben ser siempre caseros, ya que los que venden preparados en los mercados, contienen demasiadas sustancias nocivas para nuestros perros y podrían empeorar la situación en vez de mejorarla.

A medida que vayamos notando mejoría, iremos aumentando la solidez de los alimentos de su dieta blanda, sustituyendo el caldo de ave por algún puré o sopas de arroz.

¿Cuánto tiempo debe durar la dieta blanda?

No existe una duración determinada, pues depende mucho de las circunstancias que han hecho necesaria su administración.

A medida que la salud y el apetito natural de nuestro perro mejore, combinaremos la dieta blanda con su comida habitual.

Cómo norma general se suele mantener la dieta blanda durante tres o cuatro días antes de comenzar a administrarle su alimentación habitual, pero en algunos casos es preciso aumentar este rango de tiempo incluso durante semanas.

¿Cuanta cantidad debo darle?

Si nuestro perro está alimentándose con dieta blanda por problemas gastrointestinales, debemos comenzar con poca cantidad e ir aumentando la misma en cada toma. Observando que le siente bien.

Si no tiene problemas digestivos, un buen truco para saber la cantidad diaria de dieta blanda es echar en su comedero el doble o incluso un poco más, que la cantidad de pienso que come normalmente.

Teniendo en cuenta, que siempre que hablamos de dienta blanda habremos usado una media de dos muslos de pollos y dos vasos de arroz a la hora de cocinarla. Frutas y verduras aparte, dado que no se incluyen en todas las dietas.

Recuerda que esta información es solamente orientativa y nunca debe tomarse cómo una prescripción veterinaria. Si tu perro está enfermo debe ser un veterinario quien lo diagnostique.

Pin
Send
Share
Send
Send